El “Ya me vi, ya me vi” no se hará realidad…

VIDA DIARIA

Ayer en la mañanera el Presidente ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR  presentó el diseño del billete de Lotería Nacional para la rifa del avión presidencial y dijo que la fecha tentativa del sorteo será el 5 de mayo del 2020.

El anuncio del Presidente sirvió para que nuevamente se manifestara el ingenio del mexicano, memes y leyendas sobre la rifa del avión presidencial invadieron las redes sociales, la mayoría como mofa haciendo referencia al uso que le darán al avión.

“Ya me vi, ya me vi”, es una de las frases que predomina con toque de burla pues saben que no se hará realidad ya que quien resulte ganador del Boeing 787 no podrá hacer uso del mismo inmediatamente, primero por los más de 100 millones de pesos que se tienen que pagar en los impuestos correspondientes al sorteo y segunda porque no entregaran físicamente la aeronave. Quizá la única satisfacción que alcanzara el afortunado sea una foto en el avión.

Bueno, ni siquiera lo destinado para el mantenimiento del avión será entregado al ganador o ganadores inmediatamente, tampoco se podrá echar mano rápidamente del dinero por su venta, los intereses de esa fortuna se entregaran mediante un fideicomiso, los recibirán mensualmente en partes, en cachitos como la rifa del avión, dice el Presidente que la medida es para que el afortunado se capitalice poco a poco y no se desquicien.

Así es que el “Ya me vi, ya me vi” imaginándose pasear o llegar a determinado lugar en el avión presidencial no se hará realidad para ningún mortal.

Pero bueno, véalo  por el lado amable, aunque se gane el avión no tendrá problemas con sus vecinos por el estacionamiento, tampoco batallará por encontrar piloto capacitado y se evitará malas vibras.  “Para que no se nos desgracie la vida”, dijo AMLO.

Lo que sí es una realidad es que lo recaudado con la rifa del avión muy apenas alcanzará para pagar la deuda por su adquisición, olvídese de que todo ese dinero sirva para atender uno de los asuntos que más le duele al país, la salud, tal y como lo anuncia el Presidente.

Presumió AMLO que en el boleto se puede apreciar la leyenda de que lo recaudado con la compra de los cachitos servirá para equipo médico y hospitales donde se atenderá de manera gratuita a la gente pobre pero eso solo es un buen discurso que difícilmente se llevará a los hechos pues aparte de pagar la deuda con BANOBRAS está el pago, aunque ese será en cachitos, de un año de mantenimiento del avión, esto último compromiso del Presidente, a quien sea el ganador del Boeing 787.

Bonita manera de que el pueblo mexicano una vez más pague una deuda que no le corresponde.

En fin, el caso es que ya se presentó el diseño para el boleto de la rifa del avión presidencial, que tienen como fecha tentativa para el sorteo el 5 de Mayo.

Planean, en pocas palabras, que el pueblo pague la deuda del José María Morelos y Pavón, así se llama el avión que rifaran pero que físicamente no entregaran y que hasta lo del mantenimiento e intereses por su venta jinetearán, el ganador del sorteo recibirá prácticamente en abonos su dinerito.

Por lo tanto el “ya me vi, ya me vi” aunque usted sea el ganador el avión presidencial, no se hará realidad…