COPARMEX exige a Federación una nueva estrategia para atender crisis

Cd. de México (20 abril 2020).- En un pronunciamiento, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) demandó ayer al Gobierno federal que cambie la estrategia para atender la emergencia por el Covid-19, luego de la reducción la semana pasada a la calificación de deuda de México, así como a los grados de inversión en Pemex y CFE.

Además, en un desplegado publicado hoy y dirigido a los trabajadores de México, les pide su apoyo para convencer al Gobierno de proteger el empleo y para que acepte financiar un salario solidario.

En el pronunciamiento, el sector patronal demandó a la Administración federal instrumentar apoyos fiscales y financieros, cancelar “obras faraónicas” no prioritarias, utilizar líneas de crédito internacionales y no socavar la confianza de los inversionistas.

“La baja en las calificaciones exhibe el complejo panorama económico al que nos enfrentamos, con el continuo deterioro de las operaciones financieras y operativas de Pemex, que erosiona la fortaleza fiscal del País”, expresa.

“Asimismo, el descenso en la actividad económica de Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, que va a tener un shock en nuestras exportaciones, así como las disrupciones en las cadenas de suministro para algunas industrias manufactureras”, alertó la Coparmex.

El organismo consideró que hasta el momento han sido nulas las respuestas gubernamentales ante los retos que vive el País por la pandemia.

En su análisis, la inacción gubernamental resultaría en una caída de entre 6 y 7 por ciento del PIB, con una quiebra masiva de empresas, particularmente pequeñas y medianas, y una pérdida generalizada de fuentes de empleo.

“Lo que se debería hacer es instrumentar una política fiscal, monetaria y crediticia contracíclica, como se ha empezado a adoptar en varios países.

“Aunado a ello están los problemas operativos y financieros de Pemex, cuya baja en la calificación implicará un mayor costo de adquirir y refinanciar deuda, poniendo una fuerte presión a las finanzas públicas.

“Consideramos que el Gobierno federal debe instrumentar apoyos fiscales y financieros”, planteó la Coparmex, “además de cancelar obras faraónicas no prioritarias en la actual coyuntura; utilizar líneas de crédito internacionales; así como dejar de socavar la confianza de los inversionistas”.

Para el órgano empresarial, la ampliación de la Jornada Nacional de Sana Distancia hasta el próximo 30 de mayo supondrá la paralización económica de todas las actividades “no esenciales”, durante un mes y medio más.

En tanto, desde el Senado, los grupos parlamentarios del PAN, PRI, Movimiento Ciudadano y el PRD llamaron al Presidente a construir un Acuerdo Nacional para Enfrentar la urgencia sanitaria y económica que vive el País, debido a la pandemia por Covid-19.