Tinta Negra

Alfredo Guevara

Lean y compartan

Se va a necesitar, desafortunadamente, de que alguien muera por la pandemia del coronavirus covid-19, para que la gente de la Capital del Estado, empiece a ver la gravedad del virus. Y no estamos muy lejos de ello. Lejos de quedarse en casa, como medida de aislamiento, la gente sigue en la calle, caminando, degustando alimentos, conviviendo, dialogando con los amigos, el vecino, el que pasa por su casa  bien, se encuentra en su caminar. Y eso es preocupante.

Lo dijo en su momento el Coordinador de la Guardia Nacional en Tamaulipas PEDRO VICENTE VARGAS. Quizá no se ha valorado la magnitud de la pandemia, la que sin tomar en cuenta las estadísticas del jueves, un día antes habían nueve casos más, confirmados de covid-19. Y los casos irán aumentando, que no nos quede la duda, sobre todo, porque un amplio sector de la población poco le importa el llamado y la recomendación al aislamiento social. Lo que son las cosas, hubo quienes reaccionaron más pronto a la compra “de pánico” de cerveza, que las recomendaciones, que en múltiples ocasiones se han hecho.

Este jueves, el Secretario de Turismo FERNANDO OLIVERA ROCHA adelantó que la mayoría de los 700 hoteles, de diferente categoría tendrán que cerrar sus puertas.

Lo mismo hará los restaurantes, que sólo ofrecerán comida con servicio a domicilio. ¿Qué falta? Los únicos en que cierren son las empresas. Sin embargo, las medidas que estamos viviendo, puestas en práctica por el Gobierno Federal y el Estado, van a ser más drásticas a partir de la próxima semana. Hasta donde sabemos, lo que se ha hecho hasta ahora es alargar el periodo y no permitir que la curva de la pandemia crezca.

Lo anterior, habrá que reconocerlo al Gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA y la Secretaria de Salud GLORIA MOLINA GAMBOA, porque de no haberse anticipado a la implementación de las medidas, hoy el escenario estuviera todavía más crítico. Sin embargo, habrá que decir, que en las próximas semanas vendrá un mayor número de casos de covid-19, producto de la irresponsabilidad y el valemadrismo.

Diremos que al Estado le interesa mucho alargar el periodo, en el que insistimos, seguirán registrándose nuevos casos de covid-19. Ojala y no muera nadie por esa pandemia. Aun así, pareciera que la gente está esperando ver, para dar credibilidad a la situación.

¿Por qué el interés de las autoridades por alargar el periodo? Es sencillo, porque entre menos casos, habría más capacidad de atender a los pacientes. Lo que pretenden es que no se colapse, es decir se saturen las clínicas y hospitales, porque al no haber capacidad, se saldría de control y el virus se propagaría sin medida. Desde luego que este escenario se está visualizando y, entre otras cosas, ya se dialogó con propietarios de hoteles que en primera instancia, permitirían en que las habitaciones se puedan aislar y atender a pacientes con el virus.

Y no será cualquier tipo de habitación, porque dependerá de las condiciones de higiene y medidas sanitarias. Los hoteleros no ganarían, pero por lo menos mantendrían su ocupación ordinaria.

Los hoteles están vistos en municipios como Reynosa, Matamoros, Nuevo Laredo, además de Tampico, Madero y Altamira. En términos reales, podemos hablar de unas 400 habitaciones que estarían reservándose para atender a pacientes de covid-19, en las que no puede haber alfombra sino piso de azulejo, con baño y sanitario, además de cocina en los hoteles, donde se elaborarían los alimentos para los contagiados.

Hasta ahora se sigue en la primera etapa de la contingencia, en la que se disponen tres hospitales para la atención de pacientes, en caso de que se requiera.

La segunda sería en los hoteles. Una tercera, a la que nadie quisiera llegar, es cuando algunos sitios se tendrán que habilitar para brindar esa atención, una vez que el número de personas no tengan cabida ni en clínicas ni hospitales, mucho menos en los hoteles.

Aquí en la Capital del Estado ya están elegidos dos lugares, el Polyforum “Rodolfo Torre Cantú” y el gimnasio multidisciplinario de la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Nuestros mejores deseos: no llegar al tercer escenario. En fin.

ALFREDO GUEVARA
ALFREDO GUEVARA