Desesperados …

“A tomar que el mundo se va acabar” se leía en algunas fotografías que circulaban en redes sociales donde se veían personas adquiriendo  gran cantidad de cerveza, igual se leía en algunos comentarios “Con corona, coronita o toda esta cervecita el coronavirus nos hace los mandados”

El caso es que ayer nos dimos cuenta de realmente cual es la prioridad de muchas personas, pues como si se tratara de un artículo de primera necesidad o que sin esa bebida realmente llegaría el fin del mundo se vieron a muchos desesperados adquiriendo cerveza en grandes cantidades.

Verdaderas compras de pánico, tanto que superaron las que se hicieron para la adquisición de papel sanitario y gel antibacterial en días pasados, ayer los establecimientos se vieron abarrotados desde temprana hora, todos adquiriendo cualquier cantidad de cerveza.

La razón de las compras fue que se anunció que en varias partes del país habrá ley seca desde hoy hasta el último día del este mes por considerar que no es un artículo de primera necesidad, además de cuidar la economía familiar en tiempos difíciles y evitar ingesta que terminara en violencia.

Pero a los consumidores poco les importo, no se quisieron quedar sin su elixir pues, para muchos, casi 30 días en encierro y sin su bebida favorita es inimaginable.

Claro que como siempre, ante un desabasto, surgen los vivales que rápidamente quieren hacer negocio razón por la que se veían camionetas cargadas de cajas de cerveza por toda la ciudad, en los centros comerciales hasta les hacían falta carritos para su cargamento, la sana distancia desapareció pues se veían todos amontonados comprando y pagando.

Seguramente la idea de los que adquirieron grandes cantidades de cerveza era en plena ley seca venderla quizá hasta al doble pues estaban seguros de que compradores sobrarían, de hecho en grupos de WhatsApp ya comenzaban a ofrecerla para entregarla a partir del sábado.

Tal vez muchos hasta pidieron dinero prestado para abastecerse o hacer el negocio de sus vidas pero como dijeran en un programa de televisión, “lastima Margarito”, el negocio a muchos se les cayó luego de que se dio a conocer que no se tendría en Tamaulipas tal ley seca, ahora con la deuda se quedaran pues el producto como ellos querían no venderán.

Obviamente las agencias cerveceras vendieron en un solo día todo lo que pudieron vender en Semana Santa, los compradores compulsivos con la cerveza se quedaran pero créame que el feo no le harán.

Lamentable es que quizá en muchos hogares les falta jabón para lavarse las manos continuamente, los chamacos no tengan pañales, falten frijoles o huevos, pero los señores primero se abastecieron de cerveza como si el mundo se fuera acabar.

En fin, la situación es que ayer se vio gente desesperada en las calles haciendo compras de pánico, pero no de artículos de primera necesidad para atender las recomendaciones de salud y quedarse en casa sino que con todo y el peligro de contagio salieron muy valientes a surtirse de cerveza para un mes de ley seca que ni siquiera se tendrá en Tamaulipas.

No es para burlarse de los desesperados comparadores de cerveza pero si para la reflexión, de cuales son realmente las prioridades.