México desacelera el motor de la vida pública: ya estamos en Fase 2, oficialmente. Hay contagio local

Ciudad de México, 24 de marzo.– Fase 2. Los temidos contagios entre personas en una misma localidad han iniciado. No más contagio por extranjeros: ahora es entre mexicanos. El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha anunciado esta mañana acciones para contener el COVID-19 que tiene a más de una quinta parte de la población mundial recluida en sus casas. Y sí, supone más encierro, menos actividad económica en un entorno que, de por sí, es adverso.

“Por lo tanto queremos declarar formalmente el inicio de la Fase 2, lo que nos permite trazar el horizonte para los próximos 30 a 40 días, en donde empezaremos a visualizar que México por haber anticipado dos semanas antes las medidas preventivas, vamos a poder doblar la curva, poder tener menor transmisión”, dijo Hugo López-Gatell Ramírez, ​​​​​​​Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

En conferencia de prensa, aclaró que seguirá la transmisión del coronavirus en el país, pues la expectativa “no es terminar con el virus de un momento a otro, pero esto es importante porque nos lleva a administrar el riesgo”.

Frente al Presidente Andrés Manuel López Obrador, el funcionario explicó que la Fase 2 implica nuevas medidas de prevención, entre las que se encuentra cuidar y proteger a los adultos mayores, así como a todos los grupos que corren mayor riesgo; suspender clases en todo el sistema educativo hasta el 19 de abril; cancelar de forma temporal los eventos y reuniones de más de 100 personas; suspender actividades laborales que involucren el desplazamiento de las personas de un lugar a otro, e intensificar medidas básicas sanitarias.

También afirmó que en México todavía se está en una etapa de propagación “lenta” y esto representa una “oportunidad” para controlar la epidemia, porque ya se han implementado “medidas comunitarias”. Asimismo, López-Gatell reiteró que “las medias extremas existen, pero lejos estamos de necesitar medidas públicas o que afecten las garantías individuales”.

“En la mayoría de las cosos se trata de una enfermedad que se autocontrola por la respuesta del organismo. Nueve de cada 10 no van a necesitar hospitalización, su riesgo de complicación es bajo. Hasta uno o dos de cada 10 puede tener una enfermedad que se prolongue y requiera hospitalización”, apuntó.

Además, recordó los lineamientos de la Jornada Nacional de Sana Distancia que comenzó este lunes y durará un mes. Ésta promueve el distanciamiento social, la protección de los adultos mayores, la suspensión eventos y reuniones masivas y la cancelación temporal de actividades laborales no esenciales.

El representante del sector salud precisó que la restricción de movilidad “es una herramienta extrema que se reserva a situaciones hipotéticas en que se perdiera la capacidad de control”.

Apenas anoche, Hugo López-Gatell Ramírez, doctor y también Vocero del Gobierno federal para el tema del COVID-19, anunció que México acumula cuatro defunciones por esta enfermedad. Además, ya son 367 casos confirmados, mil 865 descartados y tiene en estudio 826 casos sospechosos.

Presuntamente las últimas dos personas que murieron padecían de diabetes, obesidad y en uno de los casos también insuficiencia renal, dijo el especialista en Medicina Interna, maestro en Ciencias Médicas y doctor en Epidemiología.

La primera de las defunciones corresponde a un hombre de 55 años de edad que radicaba en el estado de Jalisco, mientras que el segundo fallecimiento fue el de un hombre de 71 años de edad.

En Ciudad de México, el Gobierno local ha anunciado el cierre de cines, bares, restaurantes y otros establecimientos comerciales para evitar la propagación del coronavirus.

Mientras que la frontera entre México y Estados Unidos fue cerrada desde el pasado sábado a los cruces por motivos turísticos, aunque permanece abierta para el comercio y la asistencia sanitaria.

Con información de: sin embargo