Pero llegaste…

Desatas deseos, pasiones, apenas llegas y se observan locuras, las temperaturas suben, los cuerpos se agitan, los corazones se estremecen, la libido se enciende, los arboles reverdecen, las bestias enloquecen, las plantas florecen, los amores aumentan y los trinos de las aves embelesen porque te muestras al natural, toda esplendorosa.

Cada una de las estaciones del año son especiales, todas tienen su magia, pero la primavera es especial, es la transición entre el invierno y el verano, el termino primavera proviene del latín prima que significa primer y vera que no es otra cosa que verdor, en esta estación se registra un clima cálido, se encienden las pasiones y florece todo, hasta las ilusiones.

Si,  la primavera es la época del año en la que se manifiestan naturalmente los procesos del nacimiento y crecimiento de toda vida, es la recarga de energía,  la comunión y enamoramiento entre el aire, el agua, el sol  y la tierra, el fruto de este romance germina, crece y florece.

La magia de la primavera hace que el ser humano tenga diferentes estados de animo, emociones extremas que van desde lo romántico hasta la locura, la histeria y la tranquilidad, la armonía y el desenfreno.

Las estadísticas demuestran que es con estas temperaturas cuando se registra un mayor numero de actos violentos, pero igual es cuando nace el enamoramiento de todo ser vivo y busca la reproducción para que florezca la vida, surjan poemas o escritos inspirados por la estación.

Primavera, esta vez en tiempos difíciles llegaste, con todo y la lejanía de las personas por la Pandemia mi alma acariciaste, las rosas perfumaste y con su aroma emociones despertaste.

Cálida entre mis manos te deslizas, mi voz como un susurro lleno de emoción escuchaste, en mi mirada impaciente te reflejaste,  con las ansias de vivirte día a día un suspiro motivaste.

Como suave brisa en los labios un beso dejas, el aire que llenaba el ambiente evoca recuerdos de tiempos  lejanos que casi olvidaba hasta que llegaste, con el alma inquieta la vida en tus dedos un sollozo arrancaste.

Porque la naturaleza es más grande y fuerte que el Coronavirus como cada año llegaste, y contigo llegó el verde de la esperanza. Primavera, aunque se esté ante una crisis tu presencia mágicamente das vida a las cosas más hermosas.

Muchos la sentirán cursi, otros no tendrán tiempo para vivirla,  sentirla, amarla y disfrutarla, pero la primavera llegó y con ella quisiéramos que hubiese llegado la tranquilidad y alegría, que todo fuera  felicidad y armonía, pero el maldito COVID-19 crece, nos roba los besos y del abrazo la efusividad.

En tu tiempo y espacio primaveral el desalmado Coronavirus aleja  las pasiones, enferma,  mata la tranquilidad, vidas languidecen y hasta el alma se estremece, pero con todo y la maldad como cada año tu llegaste.