INAH localizó una gigante de dos metros en Veracruz; podría ser de una gobernante huasteca

Tiempo de lectura 4 minutos aprox.

Por su postura e indumentaria, la figura a una mujer de élite que se desarrollaba como gobernante en la cultura huasteca.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó este fin de semana sobre el descubrimiento de una figura prehispánica femenina con una altura aproximada a los dos metros en el estado mexicano de Veracruz.

La gigante fue localizada por habitantes de la comunidad de Hidalgo Amajac y la dependencia antes dicha fue la encargada de ratificarla como una escultura prehispánica, la primera de su tipo encontrada en la cuenca del Río Tuxpan.

Alejandra Frausto, titular de la Secretaría de Cultura, explicó que este tipo de descubrimientos ayudan a la ampliación del campo de estudio, pues esta gigante nos brinda la oportunidad de analizar como “las mujeres tenían una participación activa como gobernantes en la estructura social y política huasteca”.

“Esta magnífica representación femenina permite corroborar lo plasmado en las fuentes etnohistóricas acerca del papel relevante de las mujeres en esta región cultural, al tiempo que abre nuevas líneas de investigación en torno al esplendor de la Huasteca desde la época prehispánica”, declaró Diego Prieto Hernández, director general del INAH.

Además, Prieto Hernández reconoció el trabajo de las representaciones estatales para la recuperación, investigación y rescate del patrimonio histórico de México, específicamente en estas áreas del sur.

Jorge Vera Hernández, alcalde de Álamo Temapache, dijo que la escultura refiere a “riqueza histórica y cultural, y que su descubrimiento es la señal de que somos una comunidad milenaria, que ha trascendido ante todas las adversidades desde hace cientos de años”.

La arqueóloga María Eugenia Maldonado Vite, investigadora del INAH, esta pieza representa a una joven mujer de élite, “posiblemente gobernante por su postura y atavíos, más que a una deidad como se han interpretado casi todas las esculturas huastecas femeninas, a las cuales se vincula con la diosa Tlazoltéotl”.

La especialista detalló que la figura está elaborada por roca caliza y mide 60 centímetros en su parte más ancha y alrededor de 25 centímetros de grosor. Debido a su buen estado, los encargados de la misión declararon que se pueden observar sus rasgos, así como su espiga, lo que permite que se encuentre erguida.

Uno de los datos que compartió la arqueóloga Maldonado Vite es dada su ubicación geográfica entre los sitios arqueológicos de Tochpan (Tuxpan) y Castillo de Teayo, la pieza está ligada a la tradición escultórica y a la cultura huasteca, aunque presenta ciertos rasgos del centro de México, cuando en la región se hizo notoria la influencia de la Triple Alianza, lo que la colocarían temporalmente hacia el Posclásico Tardío (1450-1521 d.C.).

La investigadora del Centro INAH Veracruz dijo que aún faltan más análisis sobre esta destacada pieza arqueológica, así como en el sitio arqueológico donde fue hallada y que por ahora se denomina Hidalgo Amajac.

Por el momento, la escultura de la gigante permanecerá en el terreno de los propietarios donde fue hallada; Posteriormente, el INAH y las autoridades correspondientes para definir su destino.

Información/Infobae.com