SHCP considerará endeudamiento en caso de rebrotes de COVID

Tiempo de lectura 4 minutos aprox.

La deuda se guardó como ‘una segunda línea de defensa’, dijo el subsecretario Gabriel Yorio.

El endeudamiento permanece como una medida de emergencia en la mano de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en caso de que surja una segunda ola de casos de COVID-19 en México. 

A pesar de las recomendaciones por parte de analistas y miembros del sector empresarial, Hacienda optó por no endeudarse y canalizar los recursos obtenidos a un programa de incentivos para reactivar el consumo durante los meses más severos de la pandemia del coronavirus. 

El subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio González, explicó que la dependencia consideró que no había certeza de que esto ayudara a reactivar el consumo, sobre todo porque los negocios permanecían cerrados y las personas confinadas en casa. 

Sin embargo, apuntó que el endeudamiento es una de las cartas que la dependencia podría jugar en caso de que estalle una segunda ola de contagios en el país. 

Quisimos guardar la carta del endeudamiento como una segunda línea de defensa en caso de que hubiera un segundo rebrote y tuviéramos que tomar acciones más agresivas respecto a la economía”, dijo Yorio González el lunes durante su participación en un evento digital de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS). 

El coronavirus está retomando vuelo en regiones en las que parecía haber amainado. Hay reportes de resurgimientos en zonas de España e Italia, hecho que subraya el riesgo de que la pandemia no es un suceso único ni pasajero. 

Este domingo, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, reiteró que México no está exento de un rebrote masivo como el que se está viendo en Europa, por lo que pidió tener extrema cautela durante los procesos de reapertura por los que cada entidad transita desde junio. 

Hacienda también ve un panorama incierto desde el ángulo económico.  

“No queda claro de qué pasaría si hubiera un segundo rebrote, si deberíamos tener otro gran confinamiento o parcial, pero esto, nos queda claro, va a tener un impacto muy fuerte sobre la actividad”, explicó Yorio González. 

Aunque forma parte de la caja de herramientas de Hacienda, la deuda es un tema delicado, sobre todo en la administración actual. El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) prometió en campaña no aumentar la deuda pública, y desde entonces ha reiterado que el gobierno no solicitará préstamos adicionales. 

“México tiene un de endeudamiento relativamente alto. Cuando esta administración toma las finanzas públicas, uno de los objetivos era estabilizar la deuda […] Lo que tratamos de hacer fue tratar de no impactar a las generaciones futuras de mexicanos con un costo de endeudamiento que tomáramos en este momento”, señaló el subsecretario de Hacienda. 

La pandemia del coronavirus pegó duro a los bolsillos del gobierno federal. Con la actividad económica apagada casi por completo, la recaudación disminuyó considerablemente, sobre todo durante el segundo trimestre del año. 

Para contrarrestar la caída en ingresos en un contexto de mayores presiones al gasto, el gobierno federal decidió redoblar su política de austeridad y su combate a la evasión fiscal, sobre todo por parte de grandes contribuyentes. 

Información/Marcomares.com