Fiscalía indaga muerte de 3 jóvenes en operativo militar

Tiempo de lectura 4 minutos aprox.

Información/ElUniversal

Nuevo Laredo, Tamps.- El pasado 3 de julio, militares en Nuevo Laredo tuvieron un enfrentamiento con presuntos delincuentes, en el que se encontraban también tres civiles que estaban secuestrados por integrantes del crimen organizado. Eran tres jóvenes: uno, migrante de Chiapas; otro, un estudiante universitario, y del tercero no se tiene información. Estas tres personas fueron incluidas entre los 12 presuntos delincuentes que efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) aseguran haber abatido ese día en el bulevar Aeropuerto, en la colonia Los Fresnos, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, sin registrar ninguna baja oficial.

  Una investigación de EL UNIVERSAL revela que al menos tres de esas 12 personas que resultaron muertas en el enfrentamiento se encontraban secuestradas, con las manos y pies amarrados.

Dos de ellos recibieron un impacto de bala en el tórax, de arriba hacia abajo, y el tercero murió de uno balazo en el cráneo, disparado de uno a tres metros de distancia. 

La madrugada de ese viernes, elementos de la Sedena, según la versión oficial, fueron agredidos por personas armadas que iban en tres camionetas. Dos de ellas huyeron. La autoridad reportó que el personal militar se encontraba cumpliendo sus labores de disuasión y prevención del delito cuando cerca de las 2:00 horas un convoy con gente armada los sorprendió a balazos, lo que derivó en un enfrentamiento.

Los presuntos delincuentes estaban vestidos con uniformes tipo militar. Se les decomisaron 12 armas, entre ellas dos rifles Barrett. Ninguno de los secuestrados estaba vestido de la misma forma.

Sobre el bulevar Aeropuerto, en la colonia Fresnos, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, hubo un enfrentamiento entre integrantes del crimen organizado y militares. En donde quedó una camioneta con balazos y con los cuerpos de tres secuestrados, fueron colocadas unas cruces.

   Fotografías en poder de este diario revelan cómo los cuerpos presentan las marcas de las ataduras en manos; además, en una de las imágenes se observa cómo uno estaba atado de los pies. Otra diferencia en los restos de los sujetos es que algunos tienen una gran cantidad de impactos de bala. En algunos se nota el desprendimiento de piel, a diferencia de disparos a una corta distancia, según el certificado de defunción a la que EL UNIVERSAL tuvo acceso. 

La Fiscalía General de la República (FGR) ya abrió una carpeta de investigación por homicidio y abuso de autoridad desde el 11 de julio, por la muerte de Damián Genovez, desaparecido el 24 de junio.

 Afuera de la oficina de la FGR, en Nuevo Laredo, está la camioneta Cheyenne Chevrolet en la que viajaba Damián con los otros dos secuestrados y los presuntos delincuentes. El vehículo tiene al menos 250 impactos de bala, la mayoría del lado del piloto, además de un golpe en el frente.