La historia del jugador del Atlante que viaja en Metro para entrenar y jugar

Tiempo de lectura 6 minutos aprox.

El defensa de 22 años, Francisco Reyes, se dio a conocer por usar el transporte público para ir a los entrenamientos y partidos del Atlante en la Liga de Expansión.

Aún no ha debutado en Primera División ni en la Liga de Expansión, pero Francisco Reyes ya tiene fama. Con 21 años de edad, el jugador vive la realidad del futbolista que comienza su carrera, cuando lejos de los autos de lujo es el transporte público el que utiliza para ir a los entrenamientos y partidos del Atlante.

Reyes hace una larga travesía desde su casa en Tlalnepantla para llegar al Seminario de Acoxpa para entrenar y una más para cada enfrentamiento de los Potros de Hierro en el Estadio Azul, pues el club no hace concentraciones previo a los partidos. El Sistema de Transporte Colectivo Metro y el Metrobús son sus habituales transportes que intercala con taxis, camiones o caminatas cortas, mientras al mismo tiempo sueña con su ídolo Rafa Márquez.

“Los entrenamientos por lo regular son en el Seminario menor de Acoxpa, entonces tomo el Metrobús a Hidalgo y ahí tomo el metro hasta Taxqueña y tomo un camión, o si llevo el tiempo justo un taxi porque no está funcionando el Tren Ligero”, relató a Mediotiempo.

“Para los partidos no hemos tenido concentración, entonces me traslado en Metrobús y transbordo en la Línea de Insurgentes (Indios Verdes-Caminero) para bajarme en Ciudad de los Deportes y caminar al Azul”.

Reyes no es el único futbolista que ha protagonizado una historia así, pues en su momento Edson Álvarez (también de Tlanepantla) o Jesús Gallardo, llegaban en transporte público al América o Pumas. Incluso, en la misma plantilla actual del Atlante hay otros jóvenes que no gozan de esa vida de lujos.

“Más que ayudarme en lo deportivo, me ha ayudado en lo personal de que la gente se de cuenta de las necesidades y la vida de un futbolista que muchas veces piensan que es de lujos o ese tipo de cosas, pero no. Al final en mi caso he tenido que picar piedra”, añadió Reyes.

ESTACIÓN UNIVERSIDAD

Francisco Reyes lleva el futbol en las piernas. Desde muy niño fue parte de una escuela del histórico Osvaldo Castro “Pata Bendita”, donde le vieron cualidades defensivas que le llevaron a la Cantera de Pumas.

Ahí fue observado durante un mes y aceptado para comenzar su proceso desde los 13 años pasando por la Sub-15, Sub-17 y Sub-20. Para el Apertura 2016 sufrió una lesión, su continuidad se detuvo y con la llegada de Andrés Lillini en noviembre del 2017 le dieron las gracias.

“Estuve con el equipo junto a Diego Rosales o Alejandro Zamudio, que están en Pumas Tabasco, me aventé todo el proceso de Fuerzas Básicas, pero llegó una temporada en la que no pude tener participación por una pequeña lesión y llegó un presidente de Fuerzas Básicas nuevo y me dijo que no había tenido continuidad y optaron por decirme que no entraba en planes”, contó.

TRANSBORDO ASCENSO-PREMIER

Con ídolos como Rafa Márquez, Darío Verón, Jorge Campos y Ramón Ramírez, Paco Reyes emprendió luego un viaje con los Potros de la UAEM en la Liga de Ascenso MX, teniendo poca participación para el Apertura 2018. Al año siguiente, se enfiló con Coyotes de Tlaxcala, donde vivió la incertidumbre de todos en este 2020: la pandemia del coronavirus y el desconocimiento de lo que podría pasar con el club tras la aparición de la Liga de Expansión.

“Se hablaban muchas cosas y no se sabía cómo iba a estar conformado el equipo. Un día me mandan un mensaje y me comentan que iban a realizar visorias con Mario García en Atlante y decido ir en medio de esa incertidumbre y afortunadamente me invitaron a la pretemporada a Ixtapaluca, había mucha competencia y decidieron el plantel final”, añadió.

“A todo futbolista le ha pasado por la cabeza el hecho de retirarse o de repente dedicarse a otra cosa; en esa etapa quizás llegó ese pensamiento porque yo no sabía que iba a pasar conmigo. De repente llega a ser complicado porque es a lo que te has dedicado toda la vida”.

Información/MedioTiempo.com