La ropa sucia se lava en casa…

Elena

Da la impresión de que son los mismos priistas los que quieren acabar con lo poco que queda de ese Partido.   

Mire porque lo digo, en redes sociales continúa circulando, y dando de qué hablar, un video de la exdiputada COPITZI YESENIA HERNANDEZ GARCIA en el que aparece casi llorando, como si le hubieran quitado un dulce, y se queja porque fue removida del Organismo de mujeres del PRI, se porta como niña, ándele, cómo si no supiera cómo se maneja su partido.  

Pero no es todo, el video se sigue reproduciendo y compartiendo y si eso ocurre es porque los mismos priistas lo siguen moviendo, como si quisieran que no quedara nadie sin enterarse de que hay pleito y se pelan hasta lo último que le queda al tricolor.   

Dice HERNANDEZ GARCIA en su video que se enteró del cambio a través de las redes sociales, que desde la dirigencia nacional del ONMPRI le entregaron nombramiento a la excandidata a la presidencia municipal de Victoria, OFELIA GARZA PINEDA y sin avisarle siquiera que sería removida del cargo, miente, se sabe que  ella estaba enterada que el relevo se realizaría.   
 
Cierto es que no fue correcta la manera de actuar de MONSERRAT ARCOS dirigente nacional del ONMPRI pero, ¿cuándo se ha distinguido el PRI o MONSERRAT por eso?, nunca, ni en lo político ni en lo personal, solo basta recordar un poco de historia y hasta el por qué el desacuerdo con ESDRAS ROMERO, allá en Ciudad Madero.   

Pero eso es aparte, lo criticable es que tampoco fue muy prudente el actuar de COPITZI pues con su video solo se evidencia, divide más al partido y pone en un predicamento al dirigente estatal del PRI, EDGAR MELHEM SALINAS y eso no es válido.   

La verdad a la ciudadanía poco o nada le importa lo que esté sucediendo en el PRI en estos momentos, por lo tanto, sus diferencias bien pudieron arreglarlas en privado, como dice el dicho, la ropa sucia se lava en casa, ¿qué necesidad había de que sacaran sus trapitos al sol?, ninguna, a menos que la intención sea que propios y extraños los vean más divididos.   

Son pocos y divididos, pues no llegarán a ningún lado, al aferrase al puesto COPITZI lo único que consiguió fue no tener una salida digna y que no se realizará un evento decoroso de entrega recepción que bien le pudo servir al PRI estatal para ganar agenda, un motivo para estar en los medios de comunicación, que la verdad bastante falta les hace que el respetable los vea como opción seria y respetable no que anden de rijosos peleando entre ellos mismos.   

Aparte, ¿de qué se queja COPITZI?, ¿A poco ella llego porque les consultaron a todas las mujeres priistas?, obviamente no, también fue designación directa, claro del Estado y sin confrontaciones, pero las y los priistas siempre han dicho que son soldados de su partido, pues bien, que se comporten como tal, no quieran siempre ser generales. 

Del conflicto que se traen y que se ventile en los medios las únicas culpables son MONSERRAT ARCOS y COPITZYIHERNANDEZ, el único pecado de OFELIA GARZA fue aceptar la posición pero igual está en su derecho, tiene aspiraciones y para eso ha trabajado durante tanto tiempo defendiendo los colores del PRI.   

No se vale que COPITZI quiera generarle mal ambiente a OFELIA GARZA, ella solo quiere trabajar por su partido y no es ninguna improvisada, su trabajo no fue del todo reconocido en los tiempos en que el PRI era el todo poderoso aun así a la hora que le pidieron entrarle a una candidatura que sabía no sería fácil, que solo se exponía y al final perdería aceptó, por lo tanto, un premio debe tener.   

Además, en estos tiempos el PRI no está para pelear entre ellos mismos sino para conciliar, reagrupar para poder el próximo año dar la pelea  o tener un buen capital para poder negociar.   

No es válido que las mujeres, COPITZI HERNANDEZ y MONSERRAT ARCOS, expongan de esa manera a su partido y pongan en predicamentos al dirigente estatal del PRI, una por aferrarse al puesto y la otra por no cuidar las formas, violentar y no respetar la autoridad de MELHEM en el Estado.   

 A MONSERRAT le faltó sutileza y le sobró soberbia, en tanto que COPITZI deja claro que la sensatez no es lo suyo, ninguna parece entender de cortesías políticas y cuidar la integridad de su partido pues se empeñaron en exhibirle, ya están grandecitas, pasaron años y años y ellas parecen no entender que la ropa sucia se lava en casa.