Ya no será lo mismo

ALFREDO GUEVARA
ALFREDO GUEVARA

Tinta Negra
Alfredo Guevara

No pasará agosto, cuando el Instituto Electoral de Tamaulipas o el INE, den a conocer reglamentos, a los que se sujetarán actores, partidos políticos y quienes aspiran a los diferentes cargos de elección popular en el 2021. Por las condiciones que imperan en el Estado, en relación al número de casos y lamentables fallecimientos por covid-19, desde luego que las cosas serán muy diferentes a la última contienda constitucional.

Es un hecho que el Proceso Electoral Ordinario, el segundo de manera concurrente con el INE, será en el mes de septiembre. Para ese mes, ya deberá la autoridad electoral tener a la mano por donde se irán precandidatos y candidatos a alcalde, diputado local y legisladores federales, postulados por partidos políticos o bien, vía independiente.

De hecho esta última figura, la desgraciaron los que llegaron a un cargo y, a diferencia de anteriores elecciones, ahora batallaran más, desde la recopilación de las firmas de apoyo en adelante.

En el reglamento, tendrá que circunscribirse la actuación de quienes representan los medios de comunicación, porque si bien se pudiera contemplar por ejemplo, los registros de candidatos de manera presencial o en línea, tendría que regularse el número de comunicadores, cuidando en todo momento la sana distancia y otras medidas.

Tal y como lo espera la Secretaria General del PRI en Tamaulipas MAYRA ROCÍO OJEDA CHÁVEZ, el o los reglamentos dirán lo que simple y sencillamente se puede y no hacer, desde las etapas previas hasta que concluya el proceso en puerta.

Se puede adelantar que no habrá eventos masivos y menos en lugares cerrados, mucho menos acarreados y hacer a un lado aquellos arranques de campaña, en los que acudían todos los candidatos, cuerpeados por los líderes nacionales del Partido.

Tampoco andarán los candidatos, al menos del PRI, con las que se llegaron a identificar como “la batucada”, que eran el ajonjolí de todos los moles e iban y venían en cada evento. Si bien podría permitirse la promoción del voto casa por casa, tendría que ser con las mismas medidas de prevención implementadas hoy en día.

Sobre todo la que tiene que ver con la sana distancia. No se descarta la posibilidad de que regresaríamos a observar los pasacalles o bien, la colocación de espectaculares e incluso, de pendones amarrados en los postes, porque sería parte de la promoción de los prospectos. Y si ese tipo de medidas tendrán que cumplirse por todos, también habría que prepararse para dar cabida a las denuncias que interpondrían, aquellos que acusaran a otros de no acatarlas.

De aquí a enero-febrero, que es cuando arrancan las precampañas, se observa difícil que cambien las cosas. Podrá modificarse el escenario, pero las medidas se mantendrán por espacio de más meses. Y llegaremos a los registros de candidatos en los meses de abril o mayo, y aun cuando se controlara la pandemia –que esperamos sea antes- los protocolos de seguridad y prevención del contagio tendrán que mantenerse.

Por lo pronto esperemos a conocer, qué reglamentos impondrá el INE o el Ietam para ese escenario desconocido hasta ahora, sobre todo porque será una contienda concurrente, en la que se van a elegir cargos de elección popular, competencia del Ietam como alcalde y diputados locales, pero también legisladores federales, en este caso del INE. En fin.