Sufre Tamaulipas “desabasto permanente” de fármacos por C-19

CristhianRivera/Reportero

Ciudad Victoria. – El incremento de casos de COVID-19, aunado a la información de ciertos fármacos para tratar el virus que circula en redes sociales y medios de comunicación ha generado que haya compras de pánico entre la población, que ha desencadenado escases de ciertos medicamentos como la Ivermectina y Acromicina.

Tofic Salum Fares, representante de la Asociación Farmacéutica Regional, dijo que el acaparamiento de estos medicamentos se debe a los estudios que se realizan con ellos para verificar la eficacia en los pacientes Covid, sin embargo, no hay registros que avalen su efecto positivo en los contagiados.

“Caímos en un desabasto permanente, lo que obligó al laboratorio para poderle garantizar a los pacientes que sí requieren el medicamento, ya no surtirle a las farmacias, sino a establecer un teléfono 800 para que uno como médico le entregue, llame y se le llegue en 24 horas”.

La Ivermectina es un fármaco antiparasitario, mientras que la Acromicina es un antibiótico que se utiliza en la mayoría de los casos contra la fiebre tifo, fiebre Q y fiebre manchada de las Montañas Rocosas, sin embargo, por especulaciones de un posible tratamiento se generó un desabasto ante el aumento de la demanda.

“Y por salir ese comentario en alguna red, la gente empezó a acaparar el producto, generando que ahorita que si uno necesita la medicina para ocuparlo para lo que es, no hay. Se batalla para encontrarlas”, comentó el doctor.

Se han registrado casos en los que una persona compra hasta cinco unidades de uno u otro fármaco, para utilizarlo con su familia en caso de ser portadores del virus, por lo que se les trata de dar orientación para que conozcan que no es un tratamiento viable contra el Coronavirus.

“Sí hay casos en que una persona compra cuatro o cinco cajas por aquí, otras por allá, no es que lo venda, lo guardan para cuando piensen que les da lo toman y no es así. Cualquier persona que sea sospechoso de Covid, debe llamar a su médico de confianza y los números que tienen las diferentes instituciones de salud para orientarlos”.