Ajuste legal

Maremágnum

Mario Vargas Suárez

Antes de las 7 de la mañana de este último viernes de junio, las estaciones de televisión y de radio, así como las mesas de redacción de los periódicos y portales de noticias en línea, estaban anunciando que unos minutos antes, a las 6:40 de la mañana, un comando bien armado atentó contra Omar García Harfuch, Secretario de Seguridad Ciudadana de la CDMX.

El alto funcionario del gobierno de Claudia Sheinbaum, herido en el atentado sufrido la mañana de este viernes, escribió en su cuenta de Twitter que fue presa de un ataque del Cartel Jalisco Nueva Generación, lamentó la pérdida de vidas, y aseguró que continuará trabajando.

Desde luego que dado el estado de salud de Omar García Harfuch, no explicó o dio detales y nadie lo ha hecho, sobre cuáles son los indicios que suponen la autoría de este atentado.

El periódico La Jornada, publica un video que registra a las 6:35 de la mañana, sobre la plataforma de la caja en un camión de redilas, el movimiento de varios hombres fuertemente armados. A una orden descienden de esa unidad.

En otro video se escuchan fuertes detonaciones y en esa avenida, las cámaras captan el paso veloz de un vehículo que es perseguido por más autos. De éstos últimos descienden soldados y policías.

Es innegable el susto que debieron pasado quienes vivieron estos hechos, aunque en algunas entidades esto lo viven casi a diario, como lo informa la televisión nacional y los medios, incluyendo las redes sociales.

La desconfianza popular en las instituciones mexicanas ha dejado en entredicho un sinnúmero de contextos que dejan en claro la impunidad, complicidad o tontería de alguna instancia de gobierno, desde la policía hasta legisladores y desde luego, los impartidores de justicia.

La incredulidad, el desengaño, la suspicacia y todos los sinónimos que le vengan a la mente, son muy válidos, porque de una u otra forma hemos sido testigos de la violación a las leyes, en todos los niveles.

El atentado que sufrió Omar García Harbuch este viernes muy temprano, es otro ejemplo del decir popular sobre la impunidad, como en el mismo cielo han quedado los homicidios de jueces, alcaldes, funcionarios y hasta candidatos a un gobierno estatal. Bueno el asesinato de la gobernadora de Puebla.

Otro ejemplo es cuando el titular del Ejecutivo Federal, aceptó públicamente haber ordenado la liberación de Ovidio Guzmán -hijo del chapo- cuando lo detuvieron en Culiacán.

El Moreno Mayor, aceptó la responsabilidad y su justificación social, pero nunca justificó el hecho desde una base legal que sustentara esa determinación. O sea cualquiera, se pasa el marco legal por el arco… no del triunfo.

Con esta muy larga introducción, informo a usted que el Senado de la República dio a conocer la aprobación de una ley sobre el derecho absoluto a la legítima defensa sin ser procesados penalmente.

Según el Boletín de Prensa de este cuerpo legislativo, la reforma al Código Penal vigente, permite que ante la intromisión de personas al domicilio del morador, éste podrá defenderse sin ser procesado penalmente, incluso en caso de que uno o varios resultaren heridos o muertos.

La propuesta fue votada por unanimidad de los senadores y permitirá que en el caso de algún asalto o robo con violencia, la víctima podrá golpear, herir, incluso matar al delincuente, es decir, estará amparado por la Ley.

La licenciada en Derecho por la Universidad De La Salle del Bajío, Libia Dennise García Muñoz Ledo (PAN), Presidenta del Congreso de Guanajuato señaló que de acuerdo a la aprobación, quien se encuentre en su domicilio podrá repeler la agresión.

García Muñoz Ledo aclaró que la iniciativa aprobada solamente garantiza la legítima defensa en viviendas y no en negocios o automóviles propiedad de la víctima, aunque se prevé que en un futuro se pueda aplicar a las dos entidades.

Con esta reforma al marco legal se infiere que la norma supone que aquellos policías que entran a los domicilios aprovechándose del uniforme y cometan abuso de autoridad allanando domicilios, incluso para robar, no quedan exentos de la Ley, ya que se podrá obrar de igual forma.

Insisto en la idea de que las leyes ahí están, son claras y transparentes, aunque la acción de policías, las agencias del ministerio público y los juzgadores, son quienes ensucian la transparencia, son quienes machan la imagen de la bondad legislativa.