Domar a la bestia…

Tiempo de lectura 5 minutos aprox.

CENA DE NEGROS

Marco A. Vázquez

Regresamos al semáforo de salud en rojo y, si nos descuidamos, no dude que en 15 días, o antes, se dicten medidas para una nueva cuarentena, la razón es simple, no aprendimos nada en el encierro, no supimos para que era y, lo que tanto se temía de que se saturen los hospirales, puede ocurrir si no se obliga a la gente a cuidarse, autoprotegerse, a lavarse las manos, usar cubrebocas, la sana distancia, gel antibacterial o, por lo menos, no tocarse la cara.

Lo que está ocurriendo con el aumento de contagios está en parte dentro del presupuesto, se esperaba que la gente se podría cuidar sola y los números no se dispararan en forma tan alarmante pero ocurrió todo lo contrario, más muertos, más enfermos, más casos sospechosos.

Gloria Molina, Secretaria de Salud en el Estado, hizo oficial que Tamaulipas se encuentra en su período más difícil por lo que no se seguirá con la segunda fase de reapertura programada para ayer, al contrario que ya nada se moverá por lo menos en 15 días más.

La situación, explicó, obedece a que una vez iniciada la fase uno de apertura económica la población desatendió las medidas preventivas y eso se vio reflejado en un incremento de contagios durante los últimos días.

“Estamos en el peor momento, en la transmisión más alta de la enfermedad, principalmente en municipios como Reynosa, Matamoros, Río Bravo, Mante, Ciudad Victoria, Tampico y Nuevo Laredo”, dijo en una conferencia con la prensa.

Detalló que en Tamaulipas se cuenta con capacidad hospitalaria ya que se tienen 751 camas de hospital y 256 ventiladores que hasta la fecha solo han requerido una ocupación del 30 por ciento de camas y 38 pacientes intubados, además que de las 25 mil pruebas adquiridas por el gobierno estatal ya se han aplicado más de 15 mil gracias a que el Laboratorio Estatal de Salud Pública ha triplicado su capacidad analítica para procesar en promedio 600 muestras diarias pero eso de poco es útil si la gente no se autoprotege.

Lo cierto es que la enfermedad está causando estragos por la tozudez de la gente, por la ignorancia de creer que nada pasa o que es un invento lo del virus, la prueba de que el problema es real son los datos que reveló la funcionaria, detalla que 57 trabajadores del sistema estatal de salud de primera línea a la fecha han sido contagiados y 4 más que no tuvieron contacto con pacientes, perdieron la vida luego de contraer la enfermedad fuera de la atención hospitalaria.

Vienen los días más complicados, quizá se tengan que tomar decisiones dolorosas luego de que el confinamiento de poco o nada ha servido, la gente ni siquiera ha logrado entender que no se acabó el virus de la noche a la mañana sino que la reapertura obedece a situaciones económicas que no de salud.

No se confunda, el tiempo de encierro no fue perdido, se logró que los hospitales no se saturaran y la probabilidad de vivir de un infectado aumente pero no se le ha explicado a la gente lo importante, que no es una necedad la nueva normalidad ni la obligatoriedad de usar cubrebocas o no tocarse.

Es, desde luego, muy complicado saber quien tiene la infección del coronavirus y quien no, más del 70 por ciento de las personas no desarrollan síntomas visibles y siguen en la calle infectando a otros que, lamentablemente, si pueden morir o verse muy dañados, por eso es la recomendación de atender las medidas sanitarias.

Y no, aunque el presidente Andrés Manuel diga que ya se logró domar a la bestia, aunque autoridades estatales piensen que vamos bien los números dicen todo lo contrario, la etapa critica apenas comienza, lo que sigue dependerá mucho de nosotros, si nos cuidamos no pasará a mayores y si seguimos en la necedad de que no pasa nada en quince días más podríamos regresar a un confinamiento obligatorio y total.