¿Quién se encargará de los cadáveres infectados de coronavirus?

Christian Rivera/Reportero

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- La Secretaría de la Defensa
Nacional (SEDENA) será la encargada de resguardar y movilizar los cuerpos de las personas fallecidas a causas del coronavirus COVID-19.

La secretaria de Salud en Tamaulipas, Gloria de Jesús Molina Gamboa, explicó que el protocolo de orden federal está a cargo de la SEDENA, misma que se encargará de trasladar los cadáveres bajo las indicaciones del Plan DN-III.

“Ese tema está ahorita con la SEDENA, por el DN-III, que como está aplicado, ustedes saben, el destino de los cadáveres será manejado por DN-III”, reiteró la titular de salubridad.

Asimismo, refirió que los tres hospitales centinela en Tamaulipas, Hospital Regional #270 del Seguro Social en Reynosa; el Rodolfo Torre Cantú, en Altamira y el Regional de Alta Especialidad, en Ciudad Victoria, cuentan con los equipos de seguridad necesarios para el personal médico para atender a los infectados de COVID-19: cubre bocas, guantes, batas, gorros.

“En este momento el 270 ya está listo para recibir a los pacientes que puedan tener la necesidad de ser hospitalizados o la necesidad de tener un ventilador. Todos tienen cubre bocas, gorros, batas, guantes, en todos los hospitales”, refirió.

¿En qué consiste el PLAN DN-III contra el coronavirus?

La semana pasada el Gobierno Federal implementó el Plan DN-III para hacerle frente a la fase dos y tres del coronavirus en México, lo que permitirá a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y la Secretaría de Marina (SEMAR) a contribuir con personal médico y hospitales para brindar atención a las personas que lo necesiten por el COVID-19.

Bajo este Plan de Auxilio a la Población Civil en Caso de Desastre, como también se le conoce, es el instrumento para que el Ejército y las Fuerzas Armadas entren a la labor de auxilio a la población afectada por desastres naturales o de origen humano.

Actualmente la institución tiene a su cargo cinco hospitales de alta especialidad, 36 hospitales y 272 clínicas, con una capacidad en camas de dos mil 523, más 50 de terapia intensiva, así como 23 cuartos de aislamiento.

Hasta el momento el plan es preventivo, sin embargo, se contempla una fase de auxilio en la que el Ejército pondrá a disposición del Estado las instalaciones clínicas, la distribución de medicamentos especializados, y de la administración de hospitales provisionales.