Tiene CMIC-Matamoros vínculo de 2.8 mdp con “Cártel de La Borre”

Alejandro Paz/La Expresión

Ciudad Victoria.- Pablo Eduardo Haro Panduro, como presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en abril del 2017 rechazaba públicamente la contratación de empresas foráneas y fantasmas en Matamoros.

Dos años después su posicionamiento público cambio, y hasta el momento evita comentar sobre la empresa “Viarium S.A de C.V” que recibió cuatro millones 32 mil 182 pesos con 11 centavos en obra pública del alcalde de Matamoros, Mario Alberto López Hernández.

Según la información de la Secretaría de Economía dicha empresa fue formada por Efraín Rojas Longoria y Gustavo de la Lama Briceño el 18 de febrero de 2019 en la notaria número Cinco de San Juan del Rio Querétaro.

Aún cuando los socios definieron como domicilio el boulevard Bernardo Quintana número 4030 interior 30 esquina con la avenida Prolongación Tecnológico en la colonia San Pablo en la ciudad de Querétaro, la administradora de la plaza comercial en que debería encontrarse las oficinas descartó su existencia.

De acuerdo con la información obtenida por el periódico digital “La Expresión” el contrato MAT-OP-OD-027/2019 fue adjudicado a “Viarium S.A de C.V” el 22 de abril del 2019, solo dos días antes que el presidente de la CMIC en Matamoros recibiera de manera directa la rehabilitación de áreas deportivas del bordo de contención del Río Bravo.

El documento MAT-OP-OD-015/2019 precisa que Pablo Eduardo Haro Panduro recibió 627 mil 796 pesos mediante su empresa “Santa Fe Construye”.

Según el Registro Público de la Propiedad y el Comercio la constructora fue creada el seis de Marzo del 2015 con domicilio en la avenida Lauro Villar número 42ª en la colonia Playa Sol en el municipio fronterizo.

La constructora del presidente de la CMIC también se hizo cargo de la rehabilitación de los baños de la playa Bagdad de acuerdo con el contrato MAT-OP-OD-009/2019.
El costo de esta obra fue de un millón 686 mil 87 pesos.

Los documentos también revelan la participación en la obra pública del municipio de Matamoros, de Raúl González Arias, secretario de la CMIC-Matamoros.

Él recibió el contrato MAT-OP-Hidrocarburos-RT-01/2019 con un presupuesto de 494 mil 569 pesos por la construcción de banquetas en la calle Insurgentes Poniente, de Plan de San Luis a Insurgentes Sur en el fraccionamiento Cima III.

El secretario de la CMIC es el administrador único de la “Constructora Ragonar S.A de C.V” constituida en octubre del 2005 en la avenida Gobernación de la colonia Fovisste.

Aún en marzo del 2018 la CMIC-Matamoros continúo su exhorto a evitar que fueran empresas foráneas las que construyeran en el municipio fronterizo.

Sin embargo, después de las adjudicaciones por dos millones 808 mil 452 pesos no existe evidencia periodística de haber continuado la postura a favor de los socios de la Cámara.

Esta semana, el periódico digital La Expresión dio a conocer que la rebelión en el cabildo de Matamoros tendría justificación al revisar la adjudicación de 29 millones de pesos a empresas que estructuraron un control en la obra pública del alcalde Mario Alberto López Hernández.

Y es que la asignación de obra pública durante el 2019 reveló que 29 millones 568 mil 900 pesos con dos centavos fueron distribuidos en siete constructoras, incluidas las del presidente y Secretario de la CMIC en Matamoros.

Aunque la revisión realizada de manera aleatoria al recurso ejercido en 2019 señala que la mayor concentración de obra pública fue hacia la empresa “Urbanizaciones y Construcciones Duconsa” quien construyó los comedores de las secundarias “Miguel Cruz Chávez” en el ejido Villanueva y “Juana de Asbaje” en el ejido El Moquetito por un monto de un millón 417 mil pesos.

También recibió cinco millones 125 mil pesos por 52 cuartos dormitorios y un millón 255 mil pesos por pavimentación asfáltica en la colonia José Casanova y Ebenezer así como 671 mil pesos en la rehabilitación de la red de drenaje sanitarios en el fraccionamiento Satélite.