La herencia

Tiempo de lectura 6 minutos aprox.

Maremágnum

Mario Vargas Suárez

Cuando hablamos de este tema bien podemos imaginar los distintos ámbitos y que van desde valores monetarios o financieros, orgánicos -cuando hablamos de enfermedades o características físicas- y hasta de la herencia del gobierno.

El presidente López de México reiteradas ocasiones ha hecho mención de los grandes males del pasado, que no son otra cosa más que los fenómenos que se siguen repitiendo a lo largo y ancho del país y aunque mucho se sienten ofendidos, siempre he recordado que todos somos hijos del PRI, hasta el fundador de MORENA.

La herencia que este sexenio dejará, a pesar de que estamos a la mitad, no solo es al que sigue, sino a las subsecuentes administraciones federales, es el tema de los indocumentados de origen diverso del continente y de fuera de él, puesto que inclusive se habla de africanos.

El problema es que el presidente López en su afán protagónico, abrió de par en par las puertas sureñas de México por las que han entrado -por la buena y violentamente- miles de indocumentados.

Usted sabe que la meta principal es llegar a los Estados Unidos de Norteamérica, como mano de obra, ni siquiera calificada, porque no existen profesionistas o técnicos en esos grupos humanos, que cierta o aparentemente huyen de su país por crisis de inseguridad, desempleo, subempleo, etc., como si México no padeciera ésos males sociales.

Con la bandera de derechos humanos, cientos de miles los migrantes han entrado a México, solo para desestabilizar la economía nacional al arrebatar hasta el subempleo de compatriotas, o a establecer centros de refugiados que han sido expulsados de Gringolandia, o están en ése largo proceso de admisión.

Son miles de indocumentados quienes ya se establecieron en pequeñas y grandes ciudades mexicanas, lo peor es que con la anuencia de las autoridades nacionales. El rumor social jura que hasta credenciales de electores se han repartido para legitimar al gobierno.

Tamaulipas en específico no solo tiene a Matamoros, Reynosa y Nuevo Laredo como ciudades en la frontera. Son370 kilómetros los que tenemos de frontera con Estados Unidos y son 17 puentes internacionales en todo el estado, por donde transita más de un tercio del comercio exterior del país.

El problema de los indocumentados es que los vecinos no los quiere allá, por muchas razones, incluso por su propia seguridad nacional, pero con el estandarte de igualdad y ayuda a los pobres el problema se quedó en Tamaulipas, porque los gringos se han organizado muy bien de tal forma que nadie pasa sin permiso… y se han hecho intentos, aunque los estadounidenses han sido congruentes con su discurso.

México como país, con acentuación en las entidades fronterizas, vivimos los estragos de la delincuencia, la vagancia, el tedio y en muy pocas ocasiones el comercio ambulante de hombres, mujeres, niños, ancianos –enfermos o sanos de apariencia-, gracias a toda esa gente que ha pagado miles de pesos mexicanos para llegar hasta nuestro México.

En otro orden de ideas, le comento que el gobierno federal va a empezar a revacunar o poner la vacuna de refuerzo al magisterio nacional, este próximo 8 de enero, con el biológico de Moderna, por cierto, es donativo de los vecinos del norte.

Uno de los enojos magisteriales es que con la vacuna CanSino que les pusieron contra el COVID, simplemente los vecinos no les permitieron el cruce fronterizo. La pregunta sería si con el refuerzo les permitirán ir de compras y gastar la segunda parte del aguinaldo.

Dicen las autoridades de salud que el personal educativocontará con 2.7 millones de esta vacuna Modernaproveniente de Estados Unidos, empezando con 16 entidades y en una segunda entrega se vacunarán las otras 16, comentó Jorge Alcocer, ‘jefe’ del Dr. Hugo López Gattel.

Volviendo al tema de las vacunas, según declaraciones del titular de Salud del gabinete Lópezobradorista, México al iniciar este 2022 tenía el 88% de la población de 18 años en adelante, vacunada.

Sin embargo, por alguna extraña, muy extraña razón los estados de Oaxaca, Guerrero y Chiapas, son entidades que están por debajo de ese porcentaje, sin que nadie explique las causas, solo hay especulaciones, como el que la gente no quiere vacunarse.