Le quedó grande

Tiempo de lectura 6 minutos aprox.

Maremágnum
Mario Vargas Suárez

Antes de otro tema, expreso mis condolencias a la familia García Cabeza de Vaca por la irreparable pérdida de su señor padre, el señor Manuel García Uresti, noticia dada por su hijo Francisco en su cuenta de Twitter, calificando a su progenitor como un gran hombre a quién recordará por sus enseñanzas.
Desde luego que los dirigentes nacionales del Partido Acción Nacional, Marko Cortés Mendoza y Cecilia Patrón Leviada, presidente y secretaria general, expresaron sus condolencias al gobernador tamaulipeco y a su hermano, el senador por el mismo estado.
Lo mismo ha sucedido con la plana mayor de la clase política del estado, de Acción Nacional y de algunas entidades federativas, sin importar el color partidista.
Entrando en materia le comento que el título de hoy me vino a la mente por el estribillo final de una canción hecha famosa por la güera, Alicia Martha Villarreal Esparza (1971) mejor conocida como Alicia Villarreal, allá por el 2001 y que dice: “Te quedo grande la yegua… te quedo grande la yegua. Y a mí… ¡Y a mí, me falto jinete!”
EL estribillo me vino a la mete cuando vi en un periódico nacional la muy triste figura del titular de Salud en el gobierno federal, Jorge Alcocer Varela (1946). Y no es por lo maltrecho de la edad (75 años), sino por el papel que representa en la Secretaría de Salud, donde su pupilo de apellido igual al del presidente, no solo lo ha desbancado, sino lo ha evidenciado, muy diplomáticamente claro.
De aspecto cansado y hasta encorvado con un caminar despacio y vacilante, el Dr. Alcocer Varela en La Lagañera presidencial informó a la nación que hasta ayer se han liberado 787 millones de piezas de medicamentos a 14 instituciones de salud y distribuido más de 72 millones.
Ataviado con un saco encima de su suéter o chaleco oscuro que apenas le deja entrever el nudo de la corbata amarilla a rayas negras, el Dr. Alcocer desde el Palacio Nacional, dijo ser necesario seguir revisando la entrega en los almacenes estatales, pues el retraso de entrega a farmacias hospitalarias impacta en su administración.
Desconozco si el titular de salud tenga asesores, pero si hablamos de 787 millones y de estas apenas se dieron 72, lógico que este último número representa menos del 10 % del medicamento que dice liberado.
Quizá al referirse a las 14 instituciones de salud, no se refiera a centros de salud u hospitales, quizá se refirió a dependencias como el ISSSTE, IMSS, INSABI, PEMEX u otras.
Aún más, el secretario de Salud federal aseguró en su participación en los micrófonos presidenciales que, de las piezas de medicamentos recibidas por los estados, solo se han comprobado 33 millones o sea que andan ¿perdidas casi 40?
Tan confuso es el discurso del Dr. Alcocer que afirma que, gracias a la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina y Guardia Nacional se ha agilizado la entrega de 40 millones 281 mil medicamentos e insumos para los estados.
La realidad es que en hospitales y clínicas de salud pública siguen faltando medicamentos y lo peor, siguen muriendo mexicanos por este gigantesco error administrativo que ni en el discurso oficial hay coherencia.
El ISSSTE en Tamaulipas sigue presentando el mismo problema y los periodistas ya ni hacen transmisiones en vivo o publican la falta de medicamentos porque ya no es noticia, todo mundo sabe que no hay medicinas ni para las enfermedades comunes, menos para las enfermedades crónico degenerativas.
Se adiciona que los médicos especialistas, igual que en el ISSSTE no atienden consulta externa, aunque haya el pase respectivo de interconsulta, autorizada por la coordinación del área.
Las razones que escucha el paciente de las asistentes o recepcionista es: “…el doctor no vino… el doctor está de vacaciones… el doctor tiene COVID… el doctor solo atiende enfermos de COVID hospitalizados…”
El problema es que, aunque en el carnet de citas aparezca el servicio al que va, simplemente no entra con el especialista y conste que le exigen al paciente números de teléfono y correos electrónicos… No avisan porque no tienen computadora o extensión telefónica.
Parafraseando a la güera Alicia Villarreal: La yegua de salud le quedó grande a los ahora jefes y a la población… le faltó jinete.