Plan binacional en la frontera: una mejora en el saneamiento de aguas residuales

Tiempo de lectura 3 minutos aprox.

Redacción/La Expresión

El Gobierno Municipal de Nuevo Laredo, la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (COMAPA)  y la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), trabajarán en conjunto en el  Plan de Saneamiento de la Frontera Norte, con la premisa de lograr una mejora en el tratamiento de las aguas residuales de la ciudad.

Durante una reunión ante la presidenta municipal, Carmen Lilia Canturosas y los Gerentes General y Técnico de COMAPA, Silvia Fernández Gallardo y Edgar Benavides Ramos; directivos de la CILA expusieron el “Programa Gran Visión de Saneamiento de la Frontera Norte en Nuevo Laredo”, con lo cual se pretende lograr devolver con mejor calidad el agua que es regresada al río Bravo.

“La ciudad tiene muchas carencias, sin embargo, el tema de colectores, de aguas residuales, es nuestra prioridad y de mayor costo, agradezco la predisposición CILA, sería de gran beneficio que se lograra bajar recursos para solucionar esta problemática”, señaló la alcaldesa. 

Adriana Reséndez, Comisionada de la Sección Mexicana de la CILA, indicó que, a través del diagnóstico realizado por CONAGUA, ya se tiene una valoración de las condiciones de la red de drenaje de la ciudad, solo hace falta impulsar proyectos de mantenimiento y bajar los recursos necesarios para su rehabilitación.

“Nuestro interés es impulsar el saneamiento de esta zona por su impacto binacional, como Comisión manifestamos nuestro apoyo a la presidenta municipal para trabajar conjuntamente con esta administración, a quienes, como nosotros, vemos un gran interés en dar solución a este problema”, concluyó la Comisionada.

Por su parte, la Gerente General de COMAPA, mencionó que esta reunión es de gran relevancia para la paramunicipal como para la ciudad, ya que con ello se logrará abarcar y avanzar en las obras de rehabilitación a los colectores.

“Es imperante dar solución a la eliminación de descargas de aguas residuales al río, pero sobre todo atender las áreas más dañadas de los colectores, ya que en temporada de lluvias se corre el peligro de que continúen los hundimientos en la ciudad”.