Shanghai se vuelve sensación con su museo de astronomía, ¿por qué?

Tiempo de lectura 3 minutos aprox.

El gigantesco Museo Astronómico de Shanghái se compone de tres estancias: Oculus, Esfera y Cúpula Invertida, simbolizando la instrumentación del seguimiento del Sol, la Luna y las estrellas. Estamos ante una colosal estructura de casi 39.000 metros cuadrados, diseñada por Ennead Architecs e inspirada parcialmente por la obra de ‘El problema de los tres cuerpos’ de Liu Cixin

Es el museo de astronomía más grande del mundo y esta semana ha abierto al público. Dentro podremos encontrar desde un telescopio solar de 23 metros hasta una enorme pantalla IMAX, pasando por todo tipo de zonas para educar a los asistentes en la exploración espacial.

Según explican los diseñadores del edificio, la compleja forma se forma a partir de tres arcos superpuestos, simbolizados como una celebración del “continuo espacio-tiempo” y como representación de la “visión moderna” que tiene China del espacio. Sea como sea, este imponente museo es el más grande dedicado exclusivamente a la astronomía. Tras varios años de construcción y algo de retraso, pues estaba planeado para abrir en 2020, el Museo Astronómico de Shanghái ya se puede visitar en la capital económica de China.

En la entrada principal del museo se ubica el Oculus, una estructura que produce un círculo de luz solar que se mueve a lo largo del suelo y sobre una zona reflectante. Al mediodía durante el solsticio de verano es cuando se forma el círculo de luz completo de manera alineada con la plaza de entrada. Un enorme reloj solar como forma de bienvenida al museo.

El museo alberga todo tipo de exposiciones, con 120 colecciones de instrumentos y obras originales de Galileo, Kepler, Newton y otros astrónomos. También se pueden encontrar más de 70 meteoritos, así como experimentos con realidad aumentada, realidad virtual y diferentes demostraciones astronómicas. 

Otros elementos que no pueden faltar en un museo de ciencia también están presentes, como un péndulo de Foucault para demostrar la rotación de la Tierra o el telescopio más grande de China para la investigación astronómica y educación científica, con un metro de diámetro.

Con un horario de martes a domingo, las entradas están disponibles para comprar en la web oficial del museo. Deben adquirirse con el nombre real y una semana antes de la visita. El coste base es de 30 yuanes, unos 4 euros al cambio.