Pandemia también “infecta” de ansiedad y depresión a famosos

La salud mental de las celebridades también se ha visto comprometida debido a la pandemia, sus efectos pueden afectar incluso a sus seguidores.

“Perdí la esperanza”. La frase en sí misma es poderosa, pero cuando la pronuncia una celebridad como J Balvin, quien suele lucir feliz en su casa de lujo, con su avión privado y su ropa de diseñador, demuestra que la salud mental no distingue cuentas bancarias, ni seguidores.

La pandemia por el Covid-19 ha puesto a prueba la condición mental de muchos famosos, no sólo eso, la de muchos de sus seguidores que los ven como un ejemplo a seguir. El caso más extremo es el de Xavier Ortiz, exintegrante del grupo Garibaldi, quien perdió la vida luego de un proceso depresivo, acentuado con el aislamiento. Pero son muchos los famosos que han reconocido sentirse inestables en estas fechas.

J Balvin dijo en Instagram que creyó que no continuaría, una vez que sufrió los estragos del coronavirus. “¿Sabían que soy un ser humano con los mismos errores, miedos, anhelos y presiones, como ustedes?”, preguntó a finales de agosto.

“He padecido la ansiedad y a raíz de este evento se potencializó, pero acepto y enfrento los aspectos que afectan mi cuerpo y mi mente y reconozco que soy vulnerable y muy frágil ante esta y miles de situaciones más”, dijo.

Blanca Gil, especialista en tanatología y suicidología, considera que las celebridades deben ser vistas más allá de su condición de figura pública. Muchos de ellos están aislados y en soledad, además de vivir con una fuerte carga social por lo que hacen o dejan de hacer.

“Hay muchos factores de riesgo, por eso hay que generar factores de protección: hablar de nuestras emociones, incluso diariamente y que la persona escuche a los miembros de su familia”, recomienda la experta.

Ha habido figuras mexicanas que han expuesto sus casos, como Ana Brenda Contreras Carla Morrison, quien el 11 de junio reconoció ante sus fans que estaba enfrentando miedo, depresión y ansiedad.

“Han sido unas semanas muy densas, me he quedado un poquito en silencio porque estoy muy shockeada, el 2020 se siente muy pesado y muy fuerte y nada más les quería decir que si se sienten abrumados, asustados, deprimidos, desesperanzados… yo también”, confesó Morrison en Instagram.

El 22 de septiembre, la cantante estrenó el tema “Ansiedad”, que incluye los números de apoyo psicológico en distintos países, incluido México. “Pensé que mucha gente iba a encontrar que hay una voz ahí afuera hablando de esto, que iban a decir: ‘¡Órale…! Si a Carla le da ansiedad, si Carla está hablando de esto, pues la ansiedad sí existe, yo no estoy loco’”, dice Carla Morrison en videoentrevista.

Siempre hay una salida

Todos podemos sentirnos afectados y buscar ayuda. Durante la pandemia, las llamadas al número de apoyo en salud mental La línea de Vida, que ofrece gratuitamente el Gobierno de México, se han incrementado. Hoy, reciben de 6 mil a 7 mil al mes, afirma Adriana Reyes, subdirectora de la esta línea de apoyo disponible las 24 horas.

“Todos somos pensamiento, conducta y emoción, cuando tu pensamiento se transforma y estás preocupado más de lo normal, te sientes agobiado, es el momento de buscar apoyo”, recomienda.

Una salida es hablar del problema con familiares y disfrutar de nuevas rutinas, aconseja Blanca Gil: “Quitarse la pijama, bañarse, ocuparse con actividades distintas a lo laboral, con las que se pueda convivir, como ver fotos, cocinar, hacer ejercicio”.

La importancia de continuar

El hecho de que Morrison decidiera hablar de sus emociones es bueno para sus seguidores.

Un estudio de la revista Epidemiology and Community Health, traducido como “La cobertura mediática como factor de riesgo en el suicidio”, revela que lo que sucede con las celebridades tiene implicaciones en la salud mental de sus fans.

El mayor efecto negativo encontrado fue el de Marilyn Monroe, quien al perder la vida, aumentó en 12% la tasa de suicidios en EU. Se estima que este tipo de acontecimiento eleva la cifra en torno al 2% debido un fenómeno de imitación (copycat, en inglés). El estudio recomienda que se cuide la difusión de estos hechos.

En general, el que los artistas hablen de su condición y muestren cómo salieron adelante, es un signo positivo. En el caso de J Balvin, así lo expresó: “Hoy sólo quiero ser una voz de esperanza, ¡esto pasará!”, publicó el cantante, cuyo nombre real es José Álvaro Osorio Balvín.

Información/ElUniversal.com