Nueva Zelanda investiga ‘misterioso’ origen del segundo brote de coronavirus

Tiempo de lectura 2 minutos aprox.

El Gobierno neozelandés, elogiado mundialmente por suprimir nuevo coronavirus y restaurar prácticamente normalidad el pasado 9 de junio, anunció que cuatro miembros de una familia habían contraído COVID-19.

Nueva Zelanda investiga este miércoles la misteriosa causa del rebrote de COVID-19, tras 102 días sin infecciones locales y haber cantado victoria contra el virus, con la hipótesis de que mercancías congeladas importadas podrían ser el origen de cuatro contagios detectados la víspera.

“Estamos trabajando duramente para encajar las piezas de este rompecabezas para saber cómo se infectó esta familia”, declaró hoy el director general de Salud de Nueva Zelanda, Ashley Bloomfield, que además informó de un nuevo caso de COVID-19 en los centros de cuarentena para viajeros.

El Gobierno neozelandés, elogiado mundialmente por suprimir el nuevo coronavirus y restaurar prácticamente normalidad el pasado 9 de junio, anunció el martes que cuatro miembros de una familia habían contraído COVID-19, los primeros casos locales en más de tres meses, lo cual ha desconcertado a las autoridades, ya que ninguno de ellos había viajado recientemente al extranjero.

Para rastrear la fuente de la infección, se realizarán pruebas genómicas y además se redoblarán los esfuerzos de rastreo en la localidad de Rotorua, 192 kilómetros al sur de Auckland, dado que dos miembros de la familia infectada, entre ellas un menor, viajaron a ese lugar turístico el fin de semana pasado, según explicó Bloomfield.

Información/Milenio.com