Supera Tamaulipas a Japón en cifra de muertes por COVID-19

Tiempo de lectura 3 minutos aprox.

Christian Rivera / Reportero

Ciudad Victoria. – En Tamaulipas suman mil 090 muertes por COVID-19, con lo que ya superó la cifra de Japón de mil 018, según cifras de la Universidad de Johns Hopkins.

El país nipón fue de los primeros en registrar un brote de Coronavirus, el 16 de enero de este año; Tamaulipas exactamente dos meses después, el 16 de marzo.

Y con dos meses de diferencia de la detección del primer paciente, Tamaulipas ya superó la cifra de muertes por COVID-19 de Japón, y a la velocidad de fallecimientos que se han registrado en los últimos días, podría dejarlo atrás en cuestión de semanas.

La tasa de mortalidad por Coronavirus en Tamaulipas es cuatro veces más alta que la de Japón, toda vez que la del estado es de 0.03167 por cada cien mil habitantes, mientras que la del país asiático es de 0.00800.

La la tasa de mortalidad de ambas entidades se obtuvo de siguiente fórmula: TM = (NF / NP) x 100. En donde TM = Tasa de mortalidad; NF = Número de fallecimiento y NP = Número total de habitantes en una población.

Tamaulipas tiene una densidad poblacional de tres millones 441 mil 698, mientras que en Japón hay 126 millones 500 mil habitantes; lo que representa una letalidad mayor para los tamaulipecos de morir a causa de COVID-19.

Por otra parte, en el estado hay 17 mil 644 contagiados acumulados, mientras que en Japón se han detectado 39 mil 113 casos, cifra superior al 66 por ciento en comparación con Tamaulipas.

Como se ha observado el comportamiento de los contagios y defunciones en la entidad, Tamaulipas atraviesa por el pico de la epidemia, al confirmar por día más de 300 contagiados y un promedio de 15 a 30 fallecimientos.

Por ello, la capacidad hospitalaria en el estado se ha visto ya rebasada en algunas unidades médicas, y se han tenido que acondicionar espacios para almacenar los cuerpos de los fallecidos.

De igual manera, los servicios de las funerarias en el territorio se han saturados, al tener que trabajar largas jornadas para cumplir con los lineamientos establecidos por la Secretaría de Salud del Estado de cremar a los fallecidos en menos de 12 horas.