Con el agua hasta el cuello…

Rosa Elena González

No crea que le hablaremos de EMILIO LOZOYA qué, aunque no pareciera, esta con el agua al cuello por todas las denuncias que pesan en su contra y el proceso que deberá enfrentar el exdirector de Pemex.  

Es cierto que a LOZOYA poco le interesa el nivel del agua, como quiera nada de muertito, todo indica ya trae salvavidas.   

Tampoco crea que le habanos de CRISTOBAL ROSALES que igual ya está sujeto a proceso y tendrá que permanecer en prisión un buen rato porque para él, en resumidas cuentas, estar preso en la capital tamaulipeca es su mejor opción, incluso igual puede hacer una negociación.   

CRISTOBAL sabe demasiado y si para su defensa tiene que involucrar a otros personajes puede ser que lo haga y la corriente arrastrará a más de tres, eso es solo si no esté dispuesto a hundirse solo.   

Bueno, en esta ocasión no le hablamos de EMILIO LOZOYA o CRISTOBAL ROSALES que pareciera tienen el agua hasta el cuello, como tampoco le hablamos del diputado chatarra, ERASMO GONZALEZ ROBLEDO, que nunca ha servido para nada a la ciudadanía y aun así quiere flotar soñando llegar a gobernar Ciudad Madero.  

ERASMO se hunde solo, tanto que hasta los mismos de Morena ahora le ven como el culpable de que la prima de ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR enfermara y muriera de COVID-19.   

Se dice que GONZALEZ ROBLEDO ya contagiado de COVID realizó una reunión con la Señora URSULA MOJICA OBRADOR y ahora cuentas tendrá que entregar.  


Pero insistimos, la mención de con el agua hasta el cuello, aunque lo estén, no es en referencia a EMILIO LOZOYA, CRISTOBAL ROSALES O el diputado chatarra ERASMO GONZALEZ ROBLEDO.   

La referencia es a qué, como si los mexicanos no tuviéramos ya bastante con la crisis de salud que se tiene y parece no hay quien detenga que hasta las autoridades prefieren lanzar distractores en lugar de dar cuentas reales, decir que se cae en recisión económica, los ciudadanos caen en desesperación y no saben cuándo se amortiguara la situación, el caso es que la ciudadanía siente que está ya en completa indefensión, con el agua hasta el cuello, a punto de ahogarse y no ve quien le pueda lanzar una tabla de salvación.   

Pero los que literalmente están con el agua hasta el cuello, o mejor dicho sus casas quedaron inundadas por las lluvias registradas en los últimos días por efecto del huracán Hanna son los habitantes de varios municipios de Tamaulipas.   

Donde más se resiente, hasta el abandono de las autoridades municipales, es en Reynosa, negocios, hospital y viviendas inundadas, gente desesperada pidiendo auxilio y no fue hasta que en redes sociales apareció una regidora evidenciando el desinterés de la alcaldesa hasta que MAKI ORTIZ se hizo presente.   

“Amigaos de rancho grande soy MAKI ORTIZ, aquí estamos para ayudar por si alguien quiere salir de su vivienda para ir a casa de algún familiar o refugio aquí estamos, si requieren agua también aquí traemos”, decía la alcaldesa al micrófono, hasta ahí parecía ir medianamente bien, pero cuando una persona grito pidiendo agua la miseria de la presidenta municipal se hizo notar.   

“Agua, agua”, gritaba una persona desde una ventana y se escucha a la alcaldesa dar instrucciones, “llévale dos”, nos imaginamos que cuando menos serian dos yogas o garrafones, pues la situación es difícil, pero se trataba de dos míseras botellitas de agua las que le entregaron al pobre ciudadano que literalmente estaba con el agua hasta el cuello, su casa inundada y él sin agua potable.