Denuncia Nueva CROC que empresas explotan y pagan $20 por hora extra

Tiempo de lectura 3 minutos aprox.

Información/CynthiaGallardo

Tampico, Tamaulipas.- La Emergencia Sanitaria por COVID-19 hace que trabajadores de la construcción sean explotados y mal pagados por patrones, que se aprovechan ante la falta de empleo y la necesidad de la gente para llevar sustento a sus hogares, señaló Gregorio Pego Cruz, dirigente de la nueva Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos en el sur de Tamaulipas.

Indicó que debido a la adversa situación económica por la falta de obra pública, es en la iniciativa privada en donde albañiles optan por buscar trabajo, sin embargo, no se les brinda inscripción al Seguro Social cuya subdelegación en el sur del estado se encuentra acéfala.

“Hay mucho desempleo, hay mucha gente que anda en las calles, solicitando empleo y el empleo que hay está mal pagado… lamentablemente esta pandemia mucha gente la agarra para explotar y lesionar la economía de los trabajadores y eso es lo más injusto que puede haber porque no les dan Seguro Social”.

Pego Cruz también indicó que su organización la integran 250 trabajadores en activo y se realizan enroques con el resto de compañeros que carecen de trabajo para que todos puedan obtener recursos para sus familias; sin embargo, los pagos para cada trabajador apenas son de 20 pesos por hora extra, sin tomar en cuenta las adversas condiciones que afrontan como las altas temperaturas por lo que en consenso, rechazan laborar.

“Un oficial que gana 435 que son dos mil 610 pesos a la semana, ahí van…más sus horas extras 109 pesos, la hora extra del oficial… 84 del ayudante que gana a la semana 2 mil 022 más la hora extra 64…el delegado sindical dos mil 158 más su hora extra…también hay muchas empresas que quieren pagar la hora extra 20, 25 pesos, 30…con estos solazos mejor me quedo en mi casa por 30 pesos, Ingenieros, contratistas quieren escatimar el poder adquisitivo, quieren pagar 35 o 40…si quieres, amenazas…si quieres quedarte o si no pos ya”.

El líder de la Nueva CROC expresó que la situación actual económica de los obreros de la construcción es adversa y calculó que hasta ahora, la NUEVA CROC ha rechazado trabajar con cinco empresas contratistas que intentaban pagar a sus agremiados bajos salarios.