Desinteresa a abogados capacitarse en el uso de la tecnología

Tiempo de lectura 2 minutos aprox.

Información/CynthiaGallardo

-Menos de 300 de 10 mil especialistas en derecho en Tamaulipas se han capacitado para usar medios electrónicos.

Tampico, Tamaulipas.- Aunque a raíz de la pandemia por Covid-19, especialistas en derecho deben de realizar trámites ante instancias judiciales con apoyo de la tecnología, solamente 300 de 10 mil litigantes en Tamaulipas han aceptado capacitarse en esa materia, calculó Fausto Villarreal García, delegado de la Federación de Asociaciones de Abogados en el sur de Tamaulipas.

“De todo Tamaulipas donde se abrió el primer curso se conectaron menos de 300 imagínate la falta de interés o disposición para ello, seguimos impulsando y hay cursos en ese tema, están flyers, redes sociales quien no la tome es porque no quiere, no puede o no tiene…calculo postulantes mil en el sur, norte Reynosa, Nuevo Laredo 4 mil en esas ciudades,capital y los demás como 10 mil en toda la entidad, en el sur hacer comparativa estás hablando de un 30% de personas interesadas en capacitarse”

Expresó que en el sur de Tamaulipas existen más de mil abogados de los que el 60% son mayores a 60 años de edad, problemática que se extiende a la plantilla laboral en los juzgados que debieron de acatar las disposiciones y quedarse en sus casas, por lo que consideró necesario que la experiencia se combine con la juventud para que se puedan agilizar procesos legales.

“Lo mismo va a pasar ahorita en los medios electrónicos va a haber un filtro tremendo, la juventud va atener ventaja…los abogados que tienen a jóvenes en sus despachos van a tener ventaja…yo creo que los despachos con titulares inteligentes y visionarios sí, Sergio Treviño es un experto laboralista muy bueno tiene entre 55 y 60 él todo su equipo son jóvenes…Juan Jorge Olvera su equipo son jóvenes sus estrellas son los jóvenes son los que mejor les ha ido en situación de conflictos”

Indicó que la problemática se observa también tras el cambio del sistema penal acusatorio, en el que muy pocos abogados penalistas aceptaron la necesidad de actualizarse.