Playa Miramar no se abrirá, asegura Alcalde

Rufino Aguilera // Reportero

“La playa Miramar no se abrirá”: así lo dio a conocer el alcalde de Ciudad Madero, Adrián Oseguera Kernion, al señalar que es propiciar a un rebrote masivo que afectará a toda la zona conurbada.

Esto en torno a la queja de los empresarios hoteleros quienes manifestaron que se les están cayendo las pocas reservaciones que tenían porque no hay acceso al área de bañistas y no se puede abrir solo al turismo y a los locales no, eso sería discriminación, por lo que la restricción es pareja.

Manifestó que lo único abierto es el boulevard costero para paseos en automóvil sin bajarse de él, los hoteles mantener una ocupación del 50 por ciento de sus instalaciones y los restaurantes hasta un 25 por ciento de aforo y quien ingrese sea solo con reservación, pero el decir abrir la playa sería cerrar todo porque se tendría el arribo de personas de otras ciudades y lo que se busca es que ya no se disparen los contagios.

Como ejemplo puso el caso de la Isla del Padre, de Miami, de California donde al abrirse la gente acudió y a los pocos días un rebrote de contagios lo que generó volver a cerrarlas, entonces seis contraproducente el pensar ahorita en ese tema, dijo entender a los hoteleros que están atravesando como todos una difícil situación.

Oseguera Kernion destacó que en si la playa no se puede abrir, sería una irresponsabilidad de su parte poner en riesgo no solo a Ciudad Madero, sino a Tampico y Altamira, por lo que hasta que no exista una vacuna o medicina el máximo paseo volverá a tener turismo.
Dijo que a través de la Secretaría de Economía se otorgan apoyos económicos de 25 mil pesos que resultan insuficientes para pagar servicios o reactivar su situación financiera para lo que calculan necesita hasta 130 mil pesos.

Carballo Martínez refirió que el fin de semana pasada, propietarios de restaurantes prefirieron dejar de trabajar ante el pago de nómina, los altos costos de los servicios: agua, luz pues además de los gastos operativos también realizaron una cuantiosa inversión de aproximadamente 3 mil pesos para cumplir con la compra de termómetros digitales, tapetes sanitizantes y gel antibacterial.