Enfermera que salva vidas por coronavirus rescata a perrita atropellada

Tiempo de lectura 3 minutos aprox.

Desde que comenzó la pandemia se ha visto que los trabajadores de salud realizan una batalla para salvar la vida de miles de personas que padecen covid-19 y otras enfermedades. Su lucha ha sido reconocida por diferentes artistas alrededor del mundo, quienes les han rendido homenaje por heroica labor. El personal de salud sigue ayudando afuera del hospital, como una enfermera argentina que lucha contra el coronavirus y salvó la vida de una perrita que había sido atropellada y estaba herida.

Carolina Suárez, de 27 años, viajaba en su auto junto a su compañera de trabajo para dirigirse a su casa en la provincia de San Fernando, Argentina. En el camino vio que una perrita corría por la autopista, tras ver la actitud inusual del perro, la enfermera le pidió a su amiga que parara.

“Me puse a correr atrás de la perrita, pero ella se escapaba. Me alejé varios metros del auto en el que venía y por suerte tenía puesto un chaleco fluorescente para que me vieran” relató la joven de 27 años a los medios locales.

Una vez que Carolina logró alcanzar a la perrita, se percató que el animal había sido atropellado. “Justo en ese momento paró una ambulancia y se bajó una chica que me preguntó si necesitaba ayuda. Entre las dos logramos agarrarla, y en la ambulancia me acercaron hasta el auto donde me esperaba mi compañera de trabajo”, relató.

Carolina llevó hasta un hospital veterinario que está abierto 24 horas a la perrita. Ahí le hicieron las primeras curaciones y una placa, que mostró que tenía una de las patas quebradas, por lo que tuvieron que operarla. La joven llevó a su casa al can para que se recuperara.

“La herida que sufrió fue muy grave, porque a pesar de la cirugía, no puede pisar. Pero más allá de eso está bien de salud. Come y le encanta salir a pasear con mi mamá”, dijo la joven.

Cuando rescató a la perrita se percataron que tenía un collar negro sin ningún dato, mientras que los veterinarios señalaron que tenía aproximadamente siete años y una cicatriz en el hocico. Además de que no tenía pulgas, sarna ni garrapatas, así que Carolina piensa que el can se escapó de su casa.

La joven compartió la historia en su cuenta de Facebook y en los medios locales en espera de que la perrita encuentre a su verdadero dueño.

La joven compartió la historia en su cuenta de Facebook y en los medios locales en espera de que la perrita encuentre a su verdadero dueño.

Con información de Milenio.