A esperar sentado

Tiempo de lectura 4 minutos aprox.
ALFREDO GUEVARA
ALFREDO GUEVARA

Tinta Negra
Alfredo Guevara

No es la primera, ni tampoco será la última ocasión, en la que HUMBERTO VALDEZ RICHAUD se queje de no ser tomado en cuenta por el Comité Directivo Estatal y menos en la toma de decisiones de quien lo preside. De hecho, tendrá que sentarse y seguir esperando. Y es que, el ex presidente municipal de Reynosa y quien fuera de los últimos en presidir el Movimiento Territorial del PRI piensa o tiene la idea de que será llamado, cuando la realidad es otra. Se quedó acostumbrado a las viejas costumbres, en las que se convocaba a los priístas para participar en las actividades propias del Partido o bien, de cara hacia una elección en puerta. El “Betico” debe enterarse que esos tiempos ya pasaron y que ahora, si se quiere sumar a las tareas del PRI, lo tiene que hacer por voluntad propia, sin necesidad de ser invitado o convocado. Y es que desde hace tiempo que a HUMBERTO se le desliga del PRI y de cierta forma se le vincula con partidos como el de Movimiento de Regeneración Nacional, Acción Nacional y otros, en los que, a diferencia del Revolucionario Institucional, ahí sí lo han invitado a participar. Pero el “Betico” sigue aferrado al PRI, posiblemente porque es agradecido o bien, quiere aportar algo de su experiencia, porque bajo las siglas lo han llevado a ocupar cargos en la presidencia municipal de Reynosa, en la administración pública o bien, ser parte del Congreso local. Lo peor que puede hacer es quejarse, como lo hace de EDGAR MELHEM SALINAS, a quien lo acusa de tomar decisiones de manera cupular sin considerar a los priistas. Esa es su forma de dirigir al Partido y si al “Betico” no le agrada, pues tiene dos tareas. Ahora bien, si HUMBERTO VALDEZ considera que Morena y el PAN están más fuertes que el PRI e incluso, no le augura al Revolucionario Institucional un buen resultado en las próximas elecciones, pues para qué quiere que le tomen en cuenta. Lo único cierto, que sabe reconocer el “Betico”, es que el PRI no está muerto y en eso tiene razón, puesto que aun y sin recursos, con una escasa militancia y una credibilidad por los suelos, ahí está. De hecho se está preparando para las próximas elecciones en las que se van a elegir alcalde, diputados locales y legisladores federales. Si bien MELHEM SALINAS acaba de asumir la presidencia del CDE del PRI, habrá que reconocerle que no ha tenido tiempo de demostrar trabajo, producto precisamente de la pandemia, toda vez que le ha limitado múltiples actividades, esenciales para darle el nuevo rostro y dejar de lado, aquel lema de que “El PRI nunca se raja”, que sólo sirvió para dos cosas. Lo más prudente que debería haber HUMBERTO VALDEZ es acercarse a las oficinas del CDE del PRI y mostrar disposición, interés y deseo de trabajar, en lugar de estar esperando un llamado. Si al “Betico” no se le ha convocado a participar en las tareas del PRI, por algo ha de ser. En fin.