Creía era gripe; su familia lleva 10 días en cuarentena

https://m.facebook.com/169506373168349/posts/2958387844280174/

Alejandro Paz/ La Expresión

Ciudad Victoria. – Es la fe en Dios, la fuerza de su familia, paracetamol y té caliente lo que mantiene a Jesús luchando contra el coronavirus en el interior de su vivienda, ubicada en Ciudad Victoria.

Al cierre del mes de abril la capital de Tamaulipas lidera la cifra (actualizada) de infectados con 115 positivos , cinco de ellos corresponden a la familia de Jesús.

Él comenzó con los síntomas de la enfermedad; dolor de cabeza, huesos además de fiebre.
Y aunque pensó que se trataba de alguna gripe normal, terminó acudiendo al Centro de Salud a que le realizaran estudios.

“En una ocasión, yo venía de mi trabajo, ya tenía dos días que yo sentía como un dolorcito de huesos, una temperatura interna, y decido ya no ir a trabajar”, explica.

¿Qué pensabas que era?, se le cuestiona.

“Yo pensé que era una gripa normal, un dolor de huesos, cansancio, pero eso fue un fin de semana y ya el lunes, sinceramente un domingo en la noche me da mucha temperatura y ya me dio miedo, es cuando acudo el lunes al Centro de Salud a que me hagan los exámenes y al otro día me hablan y doy positivo”, responde.

Las autoridades acudieron a su domicilio, realizaron pruebas a los otros seis integrantes de la familia, dando positivos tres de sus hijos y la madre de ellos.

Desde ese momento su vida cambio, cinco de ellos decidieron aislarse en la vivienda al ser confirmados como portadores de COVID19, mientras que el resto –dos menores- fueron llevados a la casa de una tía.

“Yo me empiezo a aislar, me dicen, mire usted quédese en un cuarto y sus hijos y su esposa en otro, para que no estén juntos, la más distancia que se pueda, este, no pues así le empezamos a hacer, que me empiezo a aislar todos los días, y a cada día que pasaba pues era peor en la temperatura en la madrugada, ese dolor de cabeza, ese dolor de huesos, que no aguantaba”, narra.

Jesús detalla que sólo él ha presentado los síntomas más fuertes, su esposa sólo un dolor de garganta, mientras que sus hijos, afortunadamente, son asintomáticos.

“Empezamos con un dolor de huesos, temperatura interna y de ahí en las madrugadas, pues era mucha fiebre, y poco a poco cada día iba poniéndose más difícil la situación y solamente con pura paracetamol y tés fue como la fui sobrellevando”, cuenta.

La enfermedad ha mermado en la salud de Jesús, pero es la presencia de su familia lo que le da fortaleza para seguir adelante, aun cuando los ve que están desesperados.

“Mis hijos es lo que me hace fuerte, seguir adelante, porque veo que ellos están desesperados y va a llegar el día en que, si no me dan de alta, se van a acabar los víveres, si, y qué va a hacer de mis hijos, si aquí encerrados no pueden ni salir”, confiesa.

La familia reconoce y agradece la ayuda de la ciudadanía que ha acudido a dejarle alimentos a la puerta de su casa, debido a que ellos están respetando la orden de no salir.

“Ahorita en la actualidad ya son diez días que tenemos aislados, mi familia y yo, que son tres de mis hijos, mi esposa y yo, pues ya diez días aislados, porque gracias al apoyo de los vecinos hemos sobrevivido, ellos nos han proveído de alimentos, de agua, de despensas, de tortillas, que bendito Dios no nos ha faltado nada”, comenta.

Y añade: “Se dieron cuenta que es lo que estaba pasando en mi familia y nos han apoyado, mucha gente y no solamente los vecinos, han venido de otras colonias incluso, a dejarnos alimentos, porque se han dado cuenta y pues realmente si hemos recibido apoyo de ellos, de la gente”.

Hasta el momento, el padre de familia desconoce dónde o cómo se contagió.

“Y yo no te puedo decir, lo agarre aquí, lo agarre en mi trabajo, lo agarre en la calle, en un micro, no puedes saber dónde, pero desde luego que tienes que salir a trabajar, tienes que salir a buscar el pan diario, pues tomaste por ahí la infección, no sé ni donde ese virus”, revela.

Jesús llama a la gente a que obedezca las recomendaciones de las autoridades, y que si es necesario salir lo hagan, pero con protección.

“Esto de estar encerrado, créamelo mi gente que no se lo deseo a nadie y hagan caso a las recomendaciones que se les está dando de usar el cubre bocas de no salir a la calle sino es necesario, sino tienes a que salir no salgas, pero si realmente tienes que hacerlo, hazlo, pero bien protegido, porque esto es real”, recomienda.

Jesús y su familia llevan más de diez días aislados, su cuarentena está a punto de culminar al desaparecer los síntomas, sólo espera la llamada de la Secretaría de Salud para enfrentar la otra historia…