Abuelito desafía al COVID-19 en Tampico

Cynthia Gallardo/Reportera

Tampico, Tamaulipas.- A sus 84 años, Antonio Mendieta García, oriundo de San Luis Potosí, quien radica en la colonia Unidad Modelo, de oficio jardinero no le teme al Coronavirus y se rehusa a utilizar cubrebocas.

Por su edad, forma parte de la población vulnerable al COVID-19 y debería de quedarse en casa al igual que mujeres embarazadas o personas con afecciones crónico degenerativas o pulmonares; sin embargo, expresó que la labor de: “decorador de casas” como él le llama y “el primer trabajo que Dios le dio al hombre” con apoyo de máquina y tijeras lo realiza ininterrumpidamente desde hace 30 años de lunes a domingo de 7:30 de la mañana a las 12 del mediodía en sectores residenciales de la ciudad.

“Pura política, hombre… pues sí, hombre, cuando Salinas, El Chupacabras puro cuento… nunca me ha pegado nada, en aquel tiempo las ciruelas, el sarampión nunca me dio… las fiebres locas, una, dos veces me dio calentura, pero se me quitaron”, manifestó.

De niño, se dedicaba a la agricultura en el campo en su natal San Luis Potosí, luego se fue de mojado a los Estados Unidos para desde hace tres décadas dedicarse a la jardinería en casas de sectores residenciales de Tampico.

Con su oficio ha sacado adelante a sus cuatro hijos, uno de ellos radica en Estados Unidos, los otros tres en esta zona conurbada lograron cursar sus estudios profesionales, gracias a su dedicación y esfuerzo.

Tiene su vehículo para desplazarse entre el sector que habita en la zona norte a sus labores, que al concluir pasa a abasterse de víveres al mercado provisional de Tampico, pero con el cierre de vialidades prefiere no llevar su unidad y aborda transporte público. Don Antonio se despidió y ante la disposición de las autoridades para el uso de cubrebocas en unidades, saca el suyo para poder regresar a su hogar con su esposa, Zeferina Román con quien está casado desde los 16 años de ella y 23 de él.