Esperan hasta 4 años de prisión a quien agreda a “Héroes de la Salud”

Christian Rivera/La Expresión

Tamaulipas. – Prisión hasta por cuatro años y una multa de 26 mil pesos será la sanción que reciban quienes agredan a personal que brinde un servicio de salud durante el periodo de una emergencia o contingencia sanitaria en Tamaulipas.

El presidente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) del Congreso del Estado, Gerardo Peña Flores presentó la iniciativa para prevenir e inhibir las conductas agresivas y de discriminación contra el personal médico.

Explicó que actualmente el Código Penal establece de uno a tres años de prisión o de 25 a 100 días de trabajo en favor de la comunidad, así como multa de 50 a 200 veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización a quien atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas, así como a quien niegue a una persona un servicio o una prestación a la que tenga derecho.

Por lo que se planteó mediante iniciativa de decreto, aumentar las sanciones hasta una mitad de la sanción correspondiente, a quien realice o inste a otro u otros a realizar cualquiera de las conductas previstas en el párrafo anterior, en perjuicio de persona que brinde un servicio de salud durante el periodo de una emergencia o contingencia sanitaria.

La propuesta determina que podrían alcanzar hasta cuatro años y medio de prisión y multas por un monto de alrededor de 26 mil pesos quien agreda a personal de salud.

“Agravar las sanciones de las conductas cometidas en contra del personal médico y cualquier persona que preste servicios de salud durante el periodo de contingencia o emergencia sanitaria (…) con la finalidad de brindar mayores garantías de protección a la integridad física y los derechos humanos de estas personas”, detalló el diputado del Partido Acción Nacional (PAN).

En la iniciativa se establece que este delito tendrá seguimiento cuando la persona agredida formule una denuncia penal ante las instancias judiciales.

En las últimas semanas han aumentado exponencialmente los casos confirmados y decesos de personas infectadas por el virus SARS-Cov2 (COVID-19) y es el personal médico la primera fila de combate que atiende a los contagiados, sin embargo, no han detenido o disminuido sus servicios, por lo que se busca protegerlos contra agresiones.