Penales; “Centros de Insalubridad”: Llaman a fortalecerlos vs COVID19

Alejandro Paz/Christian Rivera/La Expresión

Ciudad Victoria. – La vulnerabilidad de los presos en las cárceles del país ante la emergencia sanitaria por COVID19 representa un foco de infección, ya que el 32.79 por ciento tiene deficiencias en los servicios de salud además que un 26.78% carece de condiciones materiales e higiene del área médica, y Tamaulipas no es la excepción.

El diagnóstico de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) elaborado durante el 2019 en los centros penitenciarios señala que un 62.84 por ciento tiene deficientes condiciones materiales, equipamiento e higiene de las áreas de dormitorios.

Y explica que también tienen carencia de instrumental médico, de unidad odontológica, de personal para atender a las personas privadas de la libertad y de atención psicológica.

Incluso, observó la deficiente separación entre procesados y sentenciados (55.19%), insuficiencia de programas para la prevención de adicciones y desintoxicación voluntaria (51.91%).

La CNDH dice que existen carencias en alimentación en el 26.78 por ciento, al no contemplar dietas específicas para los enfermos que así lo requieren, tales como quienes padecen diabetes.

En Tamaulipas el 2.7 por ciento de la población penitenciaria tiene más de 60 años y ante la emergencia sanitaria por COVID19 se consideran personas vulnerables.

La CNDH visitó los Centros de Ejecución de Sanciones (CEDES) de Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros, Ciudad Victoria y Altamira Tamaulipas del 22 de mayo al cinco de junio del 2019.

En los cincos (CEDES) encontró deficiencias en los servicios de salud, en la atención a personas adultas mayores y las malas condiciones materiales e higiene de instalaciones para alojar a las personas privadas de la libertad (PPL).
También señaló la inexistencia o deficiencia en las condiciones materiales e higiene de la cocina y comedores de los mencionados centros de reclusión.

Su análisis se encuentra en el rubro de aspectos que garantizan la integridad personal del interno y en el de aspectos que garantizan una estancia digna.

Las calificaciones que otorgó la CNDH consideran a Altamira con un 6.16, Matamoros con un 5.43, Nuevo Laredo con 53.8, Victoria con 5.22 y Reynosa 4.91, solo este último con una tendencia al alza.

Otro dato sobre el sistema penitenciario estatal en México elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en 2016 calcula que en territorio tamaulipeco hay alrededor de seis mil 509 presos, de las cuales el 2.7 tienen 60 o más años, que representa 175.5 de los PPL.

Aunque la información actualizada fue requerida al área de Comunicación Social de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en Tamaulipas, hasta el cierre de la edición no habían dado respuesta a la solicitud.

Para el diputado local del Partido Acción Nacional (PAN), Félix Fernando García Aguiar las personas privadas de su libertad son una población de riesgo, y es por ello qué llamó a que además de respetar los derechos humanos se fortalezcan las medidas sanitarias al interior de los Centros de Ejecución de Sanciones (CEDES).

“Son personas vulnerables, pero están recluidas, las medidas deben de agudizarse en los centros de readaptación para que no ingresen personas en estas circunstancias, y más ahorita que pues no hay recurso que alcance”, subrayó el diputado.
García Aguiar mencionó que una Ley de Amnistía no es un tema prioritario, ya que urge atender el tema económico, así como la gestoría de mayor presupuesto.

“Estamos exigiendo mayor presupuesto para poder atacar el tema de salud y sobre todo el tema económico. En el Estado hicimos lo propio respaldando las iniciativas del gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca”, concluyó el legislador.

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, apresuró al Congreso de la Unión a agilizar la aprobación de la Ley de Amnistía y con ello despresurizar 17 centros penitenciarios federales y 229 estatales para evitar más contagios de COVID-19.

En la víspera, la Secretaría de Salud Federal reportó brotes de Covid-19 en penales del Estado de México y Yucatán.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, afirmó que se habían logrado contener, sin embargo, considero que era “muy temprano para estar tranquilos”.

Este viernes, la Secretaría de Seguridad (SS) del Estado de México en coordinación con el Poder Judicial del Estado de México liberó 59 personas privadas de su libertad, y adelantó que se analizan 248 expedientes más.

También colocaron mil 835 brazales de monitoreo electrónico.

Ante este contexto, las cárceles del país se han convertido en Centros de Insalubridad.