COVID-19 no es un cuento chino: Obispo de Tampico

Cynthia Gallardo/Reportera

Exhorta a la población a atender las recomendaciones ante la Emergencia Sanitaria.

Tampico, Tamaulipas.- Al encabezar la misa Crismal en la que participaron 30 de casi 120 sacerdotes de la Diócesis de Tampico, este martes en la Catedral; el Obispo, José Armando Álvarez Cano lanzo un llamado a la Grey católica para que atienda las recomendaciones ante la Emergencia Sanitaria por el Coronavirus pues admitió que aún hay quienes se muestran escépticos ante la pandemia que ha cobrado la vida de 125 personas en el país, 3 de ellas en Tamaulipas y consideran que se trata de un “cuento chino”.

“Recomendar tomar en serio…no esperemos a que esto llegue para empezar a actuar ha jugado en contra de la enfermedad. Pensamos que es vacilada, invento “cuento chino” no es “cuento chino”, tenemos que cuidarnos. Sabemos que muchas familias tienen espacios muy reducidos y que se está haciendo gran esfuerzo, tomemos en serio normas”

Reconoció que es la población mayor a 60 años la vulnerable al Coronavirus y la que se angustia ante el padecimiento y consideró que se puede generar una enfermedad mental por lo que recomendó cuidados desde casa, además de mayor Fe y confianza en Dios.

Así mismo dijo que cada una de las 69 parroquias que integran la Diócesis de Tampico desde Antiguo y Nuevo Morelos, Mante, Aldama, la zona Conurbada se han sumado para convertirse en centros de acopio de víveres para elaborar despensas así como donativos para la entrega de apoyo a las familias que lo necesiten.

Indicó que la ayuda mensual que otorga la Iglesia Católica se duplicó en este mes, ya que en algunas parroquias se entregan 150 despensas y ahora la cifra se elevó a 300.

Reconoció que algunas parroquias ubicadas en zona residencial como “San Pedro y San Pablo” en la que las personas son de clase media no se necesita de la colaboración con la entrega de despensas, pero esa iglesia se suma en apoyo a otras que se ubican en sectores con condición económica vulnerable de Altamira en donde existen comunidades rurales, así como de otros en Tampico y Madero.