Selena Quintanilla marcó un antes y un después en la música; hoy se cumplen 25 años de su partida

Eran las 13:05 hrs de 31 del marzo de 1995, cuando la Reina del Tex-Mex Selena Quintanilla Perez, fue declarada muerta en un hospital de Corpus Christi, texas; comenzó ahí la leyenda y, a 25 años de este suceso, está más vigente que nunca. Johnny Carmona, profesor de cultura y comportamiento, y relaciones públicas en la Universidad de la Comunicación, explica que Selena se convirtió en un símbolo de identidad para la comunidad latina .

“Selena representó un momento específico en el tiempo. Con su muerte Selena se volvió una estrella congelada en la historia y en el imaginario, porque continúa representando una época, una estética y sigue siendo retomada por una generación de artistas latinas (Becky G, Selena Gomez, Jennifer Lopez, Beyoncé, Karol G) que, de alguna manera empezaron tratando de ser Selena, entonces no creo que el furor por ella termine pronto”.

El experto explica que en los 90 inició el crossover latino, después de mucho tiempo de dominio anglo, aunque algunos artistas ya habían hecho un guiño al mercado hispano, como Madonna con su tema “La isla bonita”; entonces Selena impactó porque venía de una familia y una comunidad latinas, y se convirtió en su voz ante el mundo.

“Le puso rostro a toda esa cultura y encantó al mundo; aunque también tenía que ver con su frescura, sencillez y espontaneidad. A la distancia y a la vuelta de las tendencias, desde hace unos cuatro años, los 90 están siendo relevantes otra vez, y todo lo que es a Selena hoy se vuelve más icónico porque sigue representado a esa comunidad latina que necesita ser celebrada”.

El también conductor de programas como La más draga y Clon fashion señala que, de no haber muerto, Selena no sólo se hubiera convertido en una artista internacional, también habría llegado a las grandes pasarelas del mundo, gracias a su talento como diseñadora.

“De hecho hoy cualquier cosa que le pongas la imagen de Selena funciona, ni siquiera hay que fijarse en cortes o en siluetas o tonos, simplemente una camiseta negra con su nombre o una frase de sus canciones es un éxito. No dudo del talento y del carisma que tenía, hoy sería una mujer de 49 años muy exitosa, con líneas de ropa, líneas de maquillaje, discos de oro, lo que se puedan imaginar, pero no sería tan iconográfica como lo es ahora”.

La razón de su estatus de ídolo y leyenda se debe, de acuerdo con Carmona, a que murió joven, trágicamente y en la cúspide de su carrera, es por eso que todo lo que tenga que ver con ella, desde demos de canciones hasta imágenes de estudio, conciertos o con fans, es altamente explotable y entra en la estética de lo retro kitsch.

“No sé si que hizo Selena funcionaría igual ahora si estuviera vida; quizá estaría haciendo reversiones de sus propios looks”.

Un ejemplo es el traje vino que la cantante lució en su concierto en el Astrodome de Houston, hace también 25 años y que ha sido replicado muchas veces por otras artistas.

“Para que esto suceda, de entrada debe ser algo que nadie más haya usado y que por lo tanto se relacione con una persona, porque si alguien más hubiera usado ese traje, existiría conflicto. Ella usó cosas sexies, que resaltaban sus curvas, pero en un estilo muy del sur de Estados Unidos. Este vestuario se vuelve representativo por el momento en que se usó y las veces que lo hemos visto repetido; hay varias cosas que de alguna forma marcan la historia de un atuendo”.

Pero la influencia de la vocalista de Los Dinos ha traspasado idiomas, nacionalidades y estratos sociales, y se ha reflejado en artistas que portan prendas con la imagen de la fallecida estrella, como Kylie Jenner, Demi Lovato, Drake, Katy Perry y J Balvin

Con información de El Universal