Chiefs son campeones del Super Bowl LIV

Con información de: Milenio

-Kansas City se hizo de su segundo título de la NFL, tras derrotar 20-31 a los 49ers de San Francisco, en Miami.

Patrick Mahomes no es perfecto, pero sabe corregir sus errores y eso es lo que lo llevó a ganar su primer Super Bowl con Kansas City al vencer 31-20 a San Francisco.

La espera de 50 años valió la pena para los fans de los Jefes, que fueron más ruidosos en todo momento, incluso cuando en el tercer cuarto parecía que se escapaba el encuentro.

El entrenador en jefe, Andy Reid mantuvo su plan de juego, a pesar de que su quarterback cometió serios errores, no le perdió la confianza y la defensiva les terminó ayudando para cerrar la remontada.

Necesitaron 21 puntos en el último cuarto y la resurrección de Mahomes, quien tuvo en Tyreek Hill a su mejor receptor con 109 yardas en nueve atrapadas y a Damien Williams con sus 104 yardas terrestres para complementar el ataque.

Mahomes se quedó el MVP con 286 yardas y dos pases de TD.

La ofensiva de los Jefes volvió a tener un arranque lento, despejaron en la primera serie ofensiva y los castigos abrieron la puerta para que San Francisco consiguiera los primeros puntos del partido.

Un acarreo de 32 yardas de Deebo Samuel dejó a los 49’s en posición para que Robbie Gould convirtiera el gol de campo de 38 yardas, pero fue todo para ellos en el primer cuarto.

Andy Reid ajustó a su ofensiva, se la jugó en cuarta y uno dentro de una serie que culminó Pat Mahomes con un acarreo de una yarda. Los ajustes en la línea del quarterback y de los corredores desconcertaron a la defensiva, que se pondría en desventaja 10-3, pues en la siguiente serie ofensiva Jimmy Garoppolo fue interceptado por Bashaud Breeland.

La respuesta vino antes del final de la primera mitad, Kyle Shanahan mandó una serie bien balanceada, con más respaldo en el juego terrestre y ayudó para que ‘Jimmy GQ’ recuperara su confianza y concluyó con un pase de anotación de 15 yardas para Kyle Juszczyk que marcó una primera mitad muy pareja, con 11 primeros y diez para cada equipo y un balance de 177 y 155 yardas tras media hora de juego.

El error de Garoppolo en la primera mitad lo hizo despertar y completó los siguientes 10 pases, mejoró en la precisión y el manejo de las series. El tercer cuarto representó un gol de campo y una ofensiva que llegó hasta la yarda uno, donde Raheem Mostert terminó cruzando las diagonales en un acarreo.

El contraste para Mahomes fue abismal, lo interceptaron Fred Warner y Tarvarius Moore (la primera de su carrera en la NFL), además de una captura crucial y un balón suelto que de milagro recuperó en las siguientes ofensivas. Regresó el fantasma de los malos arranques ante Houston y Tennessee, pero ahora en la segunda mitad, con muy poco espacio de maniobra.

Así, cuando queda poca esperanza es cuando se construyen las hazañas y Mahomes lo hizo.

Comenzó a correr por la izquierda para evitar que lo siguieran capturando, integró a Sammy Watkins en las últimas ofensivas y encontró a Travis Kelce en la zona de anotación para una anotación. Además Williams hizo un gran esfuerzo para cruzar apenas el plano de la zona de gol y en cuatro minutos le dieron la vuelta.

Ya lo ganaban 24-20 ante una ofensiva de San Francisco que dejó de responder.

Con menos de tres minutos, Garoppolo estaba frente a una gran oportunidad de acabar con los críticos, pero resultó en un desastre.

Aunque llegaron hasta el medio campo, llegaron tres pases incompletos y una captura que sellaba la victoria en cuarta y 10.

Kansas City, todavía en la emoción de lo conseguido por su defensiva siguió buscando asegurar el partido, más allá de quemar los pocos segundos que quedaban en el reloj.

Williams se escapó 38 yardas para poner lápida 31-20.

Kendall Fuller tendría una intercepción más para Garoppolo en su último intento y unos minutos finales donde Garoppolo hubiera deseado no estar.