Por corrupción no puede frenarse flujo migratorio: Diputada federal

Tiempo de lectura 2 minutos aprox.

Clemente Zapata M.

CIUDAD VICTORIA. —Los funcionarios del Instituto Nacional de Migración (INM), deben ser sometidos a exámenes de evaluación, control y confianza ante las múltiples quejas que existen en su contra.
Así lo determinó la diputada federal del distrito 08, del Partido Acción Nacional, Rosa María González Azcárraga, quien preside la Comisión de Asuntos Migratorios de la Cámara de Diputados.

“Existen quejas en contra de delegados, subdelegados y elementos del Migración por maltrato a migrantes, corrupción y demás que se han denunciado ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, así como la misma secretaría de la Función Pública; sin embargo, nada se hace y el problema de la entrega de migrantes ilegales persiste”, señaló.

González Azcárraga asegura que en el tráfico de personas la delincuencia organizada participa y no se descarta que funcionarios y personal del Instituto también colaboren por lo que deben aplicarse de medidas de control de confianza.

“Los mismos funcionarios del Instituto se quejan de bajos sueldo, falta de personal, vehículos y otros recursos para poder efectuar la labor de vigilancia en mejores condiciones”, señaló.

Reconoció la Diputada federal de Acción Nacional que el Instituto no ha recibido los recursos necesarios para cumplir con la función.

Las quejas que se han presentado en contra de los elementos del Instituto son maltrato, extorsión, abusos y demás tanto en contra de migrantes como extranjeros que vienen hacer turismo o en plan de negocios.

Informó que existen más de cien mil solicitudes de migrantes quienes se quieren quedar en México en calidad de refugiados, pero no se les atiende debido a la falta de personal.