Victoria, una Gattástrofe…

Tiempo de lectura 3 minutos aprox.

Editorial <<

Alejandro Paz/La Expresión


Eduardo Abraham Gattás Báez, aterrizó una estrategia de campaña que dejó como manifiesto que es muy bueno… pero para mentir.
Existe la duda que no lo hizo de forma intencional, sino por la ignorancia de no conocer los alcances presupuestales de sus palabras.
Y es que prometer no empobrece; pero sí lo ha hecho un pobre Alcalde sin resultados.
No lo digo yo, ahí están los compromisos que le hizo al Sindicato y no les ha cumplido, como ejemplo…
El que prometió solución al problema del agua.
El que prometió acabar con la corrupción.
El que prometió un Gobierno incluyente.
El que prometió ser un aliado de los emprendedores.
El que prometió políticas públicas para la familia.
El que prometió respeto y lealtad al trabajador sindicalizado.
El que prometió medicinas.
El que prometió una clínica.
El que prometió un Gobierno honesto.
El que prometió no mentir.
El que prometió ir contra Xico y contra Pilar.
El que prometió que el dinero de Victoria se quedaba en Victoria.
El que prometió ser un gestor de recursos…
Pero hasta el momento todo quedó en promesas…
Lalo Gattás, como le gusta que le digan, va de error tras error por su egocentrismo, narcisismo y soberbia; eso causó que frente a gobernadores y visitantes de otros Estados calificara a Victoria de feíta; y dijo la verdad: La Capital ha sido olvidada desde hace varios años, pero, ¡caramba!, si desde octubre del año pasado es su absoluta responsabilidad.
Victoria en tan poco tiempo se ha llenado de problemas provocados por una ceguera institucional, porque mientras un día se manifiestan el otro también.
Hoy Victoria continúa con el tandeo de agua y quienes antes tenían agua ahora no tendrán.
No es la sequía lo que la ciudadanía reprocha, sino la esperanza de lo que significaba un nuevo Gobierno.
Las mentiras es lo que molesta a la ciudadanía.
Por ejemplo, no ha exhibido la factura de la “carmoneta”.
Siguen ocultos los contratos de la empresa externa que hace auditoría.
También el nombre de la empresa la cual donó asfalto.
Defiende con todo a un gerente que recibe de Comapa más que lo que gana el presidente de la República.
Un Secretario que estuvo preso por el delito de fraude.
Y otro que es parte de las demandas que mantienen hundida a la Comapa.
El mejor calificativo para Victoria no es que sea fea, es mejor dicho que se ha convertido en una Gattástrofe.