Campo de girasoles te ayuda a purificar mente y alma; está en González

Tiempo de lectura 2 minutos aprox.

Rufino Aguilera / La Expresión

En González. Lo que naciera de un proyecto piloto para la producción de aceite comestible, hoy se ha convertido en una joya turística del municipio de González, Tamaulipas, se trata del campo de girasoles que adorna las faldas del Cerro del Bernal.

A tan sólo una hora y 26 minutos saliendo de Tampico, podrás encontrar un lugar donde brillan los tonos amarillos y verdes en una superficie de 300 hectáreas cubiertas de girasoles mismas que se encuentran a un costado de la carretera Tampico-Mante justo en la entrada al ejido Graciano Sánchez.

Con un costo 20 pesos la entrada, podrás admirar de este espectáculo natural, que año con año se ha vendió fortaleciendo en un atractivo para fiestas locales, nacionales e internacionales, quienes preparan sus mejores outfits para tomarse impresionantes fotografías, en medio de este plantío y de fondo el emblemático cerro que está plasmado en el Escudo de Armas de Tamaulipas.

El horario de visita es de 6:30 de la mañana para aprovechar el amanecer y tomar las mejores imágenes “instagrameables” hasta las 18:00 de la tarde cuando cae el ocaso y que invita a tener las mejores fotografías para presumir en redes sociales.

Aunque el costo de entrada es simbólico, no hay que olvidar que este atractivo natural, es el esfuerzo de agricultores tamaulipecos, que permiten tener ese contacto con los girasoles por lo que se recomendaba a los visitantes que no tiren basura, no arrancar la flor y respetar el lugar.

Este campo de girasoles te llena de paz y tranquilidad, donde no dudarás en ningún momento abrir tus brazos y recibir esa fuerza que tiene el contacto con la naturaleza que purifica tu alma y mente, pues los pétalos de esta flor reciben toda la energía del sol.