Cambios…

Tiempo de lectura 6 minutos aprox.

Maremágnum
Mario Vargas Suárez

Como el título de hoy o tal vez debí escribir: sustituciones, canje, cambalache, trapicheo o mudanza, para el caso es lo mismo por que, gracias a lo florido del lenguaje, que nos lo dejaron los invasores ibéricos, es el que usamos para darnos a entender.
El caso es que las redes sociales y en el mundo de la información, el miércoles por la tarde circuló el rumor de personas muy ligadas al partido del presidente (Morena), sobre la salida inminente de dos de los candidatos fuertes al gobierno de Tamaulipas.
Pero no solo eso, también hablan de sustituirlos, cambiarlos por otros que estaban fuera de la lista de los 38 o 39 aspirantes a esa candidatura de serio color.
Desde luego que el nombre real de los autores del rumor se oculta, como en el caso de Max Max de Facebook que a eso de las 15:54 publicó “Existe la posibilidad de que hoy la Comisión Nacional de Elecciones de Morena, acuerde cambiar de aspirantes a gobernador por Tamaulipas…”
Continúa la publicación de Max Max “…Américo Villarreal Anaya sale y entra Adrián Oseguera Kernion. Sale Olga Sosa Ruíz y entra Guadalupe Cobarrubias.” Y más todavía, el autor de esta afirmación termina diciendo que “Hoy nueve de la noche sale humo blanco.”
Otros rumores periodísticos afirman que este jueves a las 9 de la mañana, habría una rueda de prensa en un conocido restaurante de la zona centro de Cd. Victoria, donde el Dr. Villarreal Anaya haría un importante pronunciamiento.
La realidad es que muy pocos tunde-máquinas, hicieron caso de estos rumores y no solo no se publicó el rumor, sino que el tema no se ha mencionado ni por error en medios informativos serios, formales con la verdad.
Lo que realmente es cierto, es que de los 38 registrados como aspirantes a la candidatura del partido del presidente en Tamaulipas, han sido muy reservados y nada ostentosos con el proselitismo a su favor.
Se sabe de reuniones privadas, alianzas y rompimientos entre grupos a favor o en contra de los mismos registrados, pero hasta el momento no ha trascendido, quizá esa sea la razón por la que se habla de las sustituciones.
Y ya que andamos con militantes del partido presidencial, el tema de Zacatecas es muy delicado, puesto que el líder de la familia Monreal Ávila, Ricardo (1960), en su papel de inquieto político, logró que su hermano David (1966) fuera el triunfal gobernador de aquél estado, mientras a otro de los hermanos, Saúl, lo enfiló como Alcalde de Fresnillo.
En los últimos días, el estado de Zacatecas, fundado en 1548, ha presentado imágenes de inseguridad pésimas, causadas por la delincuencia organizada, dando pie a muchas y muy variadas hipótesis que se conjugan con posturas de la política nacional.
La llegada del presidente López a esta entidad, dejó en claro que por lo menos nueve municipios de este muy lastimado estado, no cuentan con policía local, según informó el Secretario de la Defensa Nacional (SEDENA), Luis Crescencio Sandoval, por lo que la Guardia Nacional (GN) se hará cargo de la vigilancia.
El Ejecutivo federal instruyó al Ejército mexicano para instalar retenes en todas las vías de comunicación del estado zacatecano para frenar las actividades ilícitas de los grupos criminales que traen azorados a los habitantes de la zona.
Los municipios sin presencia policiaca local son Apulco, Loreto, Monte Escobedo, Cuauhtémoc, Mazapil, Tepetongo, Villa García, Villa Hidalgo y Melchor Ocampo.
El General Luis Crescencio Sandoval, dijo que se instalarán puestos militares en las carreteras que conectan a Durango, Coahuila, San Luis Potosí, Aguascalientes, Jalisco y Nayarit, con la idea de no permitir la huida o internamiento de delincuentes.
La tierra de los Monreal Ávila ocupa el 15º lugar en homicidios dolosos a nivel nacional, mientras que, al considerar el delito por cada 100 mil habitantes, el estado está en el quinto lugar.
A pesar de que en los municipios de Fresnillo, Guadalupe y la misma capital del estado tienen policía local, éstas zonas son consideradas como de mayor incidencia delictiva en la entidad.
La gran pregunta: ¿Son suficientes mil 744 elementos de SEDENA, más otros mil 644 de la Guardia Nacional, más la policía estatal y municipal para enfrentar a la delincuencia zacatecana? ¿Y este despliegue humano con sus tácticas y estrategia de vigilancia y ataque, podrá superar el armamento delincuencial?