Cabalgan con ‘El Truko’ para un mejor futuro en el campo tamaulipeco

Tiempo de lectura 4 minutos aprox.

STAFF

En Padilla. El día amaneció frío y acompañado de una densa neblina que obligaba a sacar las chamarras y las botas. Y por supuesto el cafecito de olla con canela y piloncillo.

Era el clima perfecto para salir a cabalgar a campo abierto, por las veredas del ejido Marte R. Gómez, ese era el punto de reunión donde se llevó a cabo la cita entre los padillenses y Todos por Tamaulipas con César Verástegui Ostos, “El Truko”, como lo conocen sus miles de amigos.

Todos por Tamaulipas invitó a todo aquel cabalgante, amante de los caballos y a todos los interesados en este tipo de eventos para que se dieran cita en ese lugar. La convocatoria los dejó sorprendidos, las familias no dejaban de llegar, eran muchos más de los que se pronosticaban.

La explicación era sencilla, tenían como invitado especial a César Verástegui Ostos y cada uno de los asistentes querían avalar con su presencia su respaldo al hombre que consideran es el mejor para ayudarlos a regresarle al campo su grandeza.

Era poco antes de mediodía y estaban ensillados más de dos mil caballos listos para arrancar la travesía por las veredas del ejido Marte R. Gómez.

“El Truko” no los hizo esperar, si hay algo que lo caracteriza es su respeto al tiempo de los demás, siempre llega minutos antes de la hora fijada.

Al momento de su arribo, el ambiente se transformó en sensaciones, de esas que erizan la piel, como cuando el hijo ausente vuelve a casa y todos están listos para recibirlo.

Así llegó, entre apretones de manos, abrazos y palmadas en la espada, entre gritos de apoyo y ánimo para que abandere las causas del campo tamaulipeco.

La fuerza de Verástegui Ostos crece día con día, ha despertado en el pueblo la confianza de su gente, de los que ya lo conocen y de los que no; algunos de estos últimos se abrían paso para acercarse y dialogar un momento.

Les gustó lo que vieron, un hombre sencillo, sin poses, muy franco que mira de frente y que cuando saluda lo hace con hace con un buen apretón de manos que inspira confianza, que habla de que se está tratando de igual a igual sea quien seas.

Cada abrazo, cada saludo, cada palmada en la espalda, cada grito de “Truko, contigo sí”, fue el aval de las mujeres y hombres de Padilla para que los represente, para que juntos logres construir un mejor futuro para todos.

Y así juntos, los jinetes treparos a sus caballos para iniciar la cabalgata, entre el polvo del camino, las risas, el diálogo y la música que coreaban los vaqueros, recorrieron algunos de los ejidos de Padilla de donde se sumaron más cabalgantes.

El recorrido concluyo en el lienzo charro de Padilla, en un campamento colmado de familias que esperaban para compartir los alimentos con aquel a quien han elegido como el hombre que quieren que abandere sus causas.