El nuevo color

Tiempo de lectura 6 minutos aprox.

Maremágnum
Mario Vargas Suárez

Muchos incautos consumidores no se han dado cuenta de que hasta en la moda los diseñadores determinan desde la textura, forma, tamaño, durabilidad, matiz y hasta el mismo tono del color.
Seguramente se ha dado usted cuenta de que los jeanes, antes pantalón de mezclilla o vaqueros, prevalece el color azul marino en sus muy diferentes tonalidades y la sorpresa fue mayúscula cuando a un comerciante del vestido, se le ocurrió deshilar y hasta rasgar la mezclilla de la rodilla o de la pierna y sacarlos a la venta: éxito inequívoco.
Colores como el palo de rosa en la ropa, el amarillo canario, el verde, violeta, negro o blanco, etc., en textiles y decoración son impuestos por la moda de los diseñadores de la industria… Aunque también en la política gubernamental entra el color, según sea el partido que se impuso en las urnas.
El color nuevo color que impera en las oficinas burocráticas del gobierno municipal de Victoria ahora es el color guinda que en las urnas desplazó al azul pitufo, por lo que los comerciantes en pinturas, como cada trienio y sexenio, hacen su agosto con los colores de la burocracia del gobierno estatal y/o municipal
Aunque usted no lo crea, el negocio de las pinturas de esmalte o aceite y de vinílica o de agua, es un buen negocio como inversión y hasta para los ‘pintores de brocha gorda’ porque el cambio de color de edificios institucionales, letreros de todo tipo y hasta los textiles en la ropa de los empleados con el color del partido que gobierna, es una buena lana que bien se puede traducirse en varios millones de pesos.
Una duda pudiera caber en las mentes de los amigos y hasta de los enemigos del ¿nuevo? partido, en el poder: ¿Hay licitaciones para la adquisición de las cubetas, galones o tambos del nuevo color oficial?
¿En qué rubro del presupuesto municipal o estatal pudiera justificarse el cambio de color en los edificios o letreros y hasta en la papelería oficial? Organismos como la COMAPAVIC ya exhiben los letreros de “Perdone las molestias que esta obra ocasiona… Trabajamos para usted” con los colores de Morena.
¿Está permitido por la Ley? ¿Está prohibido? ¿Qué opinan los legisladores al respecto? ¿No es un presupuesto muy oneroso de identidad partidista? ¿Es línea nacional? ¿Es mal de todos los partidos en los tres niveles de gobierno?
Según quien pudiera contestar las interrogantes, usted podría encontrar respuestas muy variadas y no dude que hasta contradictorias con la expresión oficial de austeridad republicana en toda su dimensión.
Por otro lado, y en el mismo renglón del color. Para Eduardo, Lalo Gattás Báez, Alcalde de la capital de Tamaulipas, me parece sigue siendo de los hombres catalogados de “mecha corta” cuando a pregunta expresa de los reporteros dice: “la camioneta es una transacción entre particulares y tengo factura, pero sí quiero la muestro si no, no”.
A insistencia de periodistas sobre la propiedad de la camioneta Chevrolet blanca, modelo Tahoe, con placas de circulación de Nuevo León y a nombre de uno de dos hermanos empresarios que, presumiblemente financiaron su campaña y la de un diputado federal, el Alcalde dijo “…con voz clara y tono firme que -él- puede hacer con su dinero lo que le dé la gana, la austeridad republicana, aseguró, se aplica en la administración municipal y puso como ejemplo su equipo de telefonía, que paga él y no lo carga al erario público…” publicó el periodista Azael Jaramillo Hernández.
La respuesta de la primera autoridad municipal de Victoria nos recordó que, en la campaña por la Alcaldía de Victoria, fue acusado de golpear a su esposa y muy altaneramente siempre lo negó al grado que la esposa aguantó callada, con mínimas y muy tibias declaraciones sobre el tema.
Como en la adolescencia, Gattás Báez recaló con otros personajes de la política tamaulipeca y ‘sacando su veinte’ señaló a la Auditoria Superior de la Federación que está requiriendo se sustente “…los faltantes del presupuesto federal y será la autoridad en su momento, quien aplique lo que corresponda…”
Para rematar el alcalde Gattás expresó: “Mi pregunta para ustedes sería ¿Por qué no preguntan cuándo están en el 15 (Palacio de Gobierno estatal) lo de las 55 camionetas blindadas?”
La madurez de la mayor parte de funcionarios da grima, causan disgusto ‘entripado’ solo de escucharlos intentando justificar actos que a todas luces presumen de irregularidades.
Olvida el Edil que por el cargo que ocupa tiene que trasparentar sus bienes, para justificar la licitud de sus ingresos y propiedades que obligatoriamente deben coincidir con su ocupación.