Pandemia potenció consumo de drogas, violencia y trastornos mentales

Tiempo de lectura 3 minutos aprox.

Clemente Zapata M./Francisco Medina Guerrero

En Ciudad Victoria. La directora del Centro de Integración Juvenil, Laura Elena Ghaiter Jiménez, reconoció que durante la pandemia hubo un incremento en el consumo de sustancias, en la violencia familiar y en los trastornos de salud mental como depresión y ansiedad.

“Por eso el Centro de Integración Juvenil, colabora con el Gobierno federal en la prevención del consumo, pero también en la atención de estos problemas de forma gratuita, vía telefónica, virtual o presencial; a través de un grupo de profesionales que brindan la atención”, dijo.

Con relación al consumo de drogas, la marihuana sigue punteando, pero hay sustancias, como las metanfetaminas, que se han incrementado de forma significativa.

“Las acciones para la prevención del consumo de drogas tienen que ser coordinadas, permanentes e integrales; deben participar todos los organismos que tienen injerencia en la prevención del consumo y la sociedad”, agregó.

Aunque hasta el momento no se termina la elaboración de la estadística nacional, Gaither Jiménez dijo que instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México, el Centro de Integración Juvenil, y la Universidad Veracruzana, han hecho estudios que revelan el aumento en el consumo de drogas.

“Alrededor de los 16 años es una edad vulnerable para el consumo de sustancias, por lo que es necesario identificar los factores de riesgo en los adolescentes y qué factores se presentan en las escuelas ahora que regresan”, puntualizó.
Por otro lado, y de acuerdo al reporte que se tiene de la plataforma para brindar atención en crisis, durante el último año se incrementaron los casos de depresión y ansiedad más del cien por ciento.

“Creo que la pandemia se presentó como una situación inesperada, las familias no estaban organizadas ni preparadas para hacer frente a esta situación; los padres se convirtieron en maestros, en proveedores, en brindar atención a los hijos y algunos abandonaron sus trabajos y esto impactó en la salud emocional”.

Gaither Jiménez reconoció que algunos padres que perdieron sus trabajos, vieron en esta crisis la oportunidad de ser creativos y desarrollar sus fuentes de ingresos.

“Pero no podemos ignorar que ha habido pérdidas y que hay una sociedad que está en duelo, porque han perdido familiares, amigos, seres queridos; trabajos, la libertad, y la capacidad para desplazarse libremente de un lugar a otro”, dijo.

Y agregó: “Todo esto genera un duelo social que es necesario atenderlo y en el Centro de Integración Juvenil ofrecemos los servicios para brindar ese apoyo a la comunidad”.