El retorno

Tiempo de lectura 3 minutos aprox.

Maremágnum
Mario Vargas Suárez

Por fortuna el mundo periodístico de Tamaulipas es extraordinario, pues encuentra uno de todos los gustos y corrientes políticas, con los más aguerridos, los menos entendidos, los propagandísticos, los boletineros, etc.
Don Víctor Contreras, El Coyote, ha sido distinguido por sus trabajos periodísticos de empuje, de denuncia, de reflexión, con base en investigaciones documentales y aplicando técnicas de campo, como las entrevistas, para obtener sus conclusiones que comparte en diversas casas editoriales.
No son muchos los de este gremio que apuntan a la difusión de las verdades que encuentran en el diario acontecer del terruño querido y dice Víctor: “Regreso a mi oficio, no que cambio por nada…”
El Coyote regresa a su cotidiano escribir, después de esporádicas columnas enviadas desde la capital tamaulipeca o desde la Madre Patria, pero siempre ameno e interesante trabajo periodístico.
El retorno de Contreras se relaciona con la nota que difunde el Periódico La Expresión, de Alejandro Paz, donde habla de dos hechos muy delicados en estos tiempos y que involucra a la Autónoma de Tamaulipas.
Por un lado, la denuncia sobre maestros y ex-directivos de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia Victoria participaron en un millonario fraude al intentar ‘pasar’ un equipo usado por nuevo, con factura y todo el protocolo que exige la ley en la materia… solo que una investigación de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) reveló la trampa.
Se trata de un equipo de Tomografía Computarizada de Alta Definición con Fluoroscopía y resultó era usado… dicen que “chatarra” y ello significaría ‘inservible’; por lo que la dependencia federal, hizo el reporte correspondiente al órgano Interno de Control (OIC) de la Autónoma.
La columna de Alejandro Paz y La Hora de Todos de Víctor Contreras, señalaron que el monto del fraude es por 13 millones de pesos y se involucran a por lo menos seis personas, entre ex-directivos, profesores y exfuncionarios de la Facultad de Veterinaria Victoria.
Lo peor del tema es que para frenar los problemas de la UAT con la Federación, nuestra Casa de Estudios devolvió los 13 millones a la Tesorería de la Federación, aunque ya inició las investigaciones, citando a los involucrados para declarar lo conducente en este procedimiento administrativo, que involucra a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural del Gobierno federal.