Quitárselos de encima

Tiempo de lectura 4 minutos aprox.

Tinta Negra
Alfredo Guevara


Bien hizo LUIS RENÉ el “Ya cacharro” CANTÚ GALVÁN, en no acudir a la magna concentración, en la que más de diez mil tamaulipecos dieron su respaldo a CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS, para que vaya en busca de la precandidatura a gobernador, para las elecciones del 2022 por el PAN
Qué bueno que no fue el presidente del Comité Directivo Estatal del PAN, porque al “truco”, lo hubiera arrastrado la imagen que tiene LUIS RENÉ de perdedor, inexperto e incapaz para conducir al Partido hacía el triunfo.
En política, lo que importa son los resultados y CANTÚ GALVÁN no los ha brindado en lo que tiene como presidente del CDE del PAN, cargo al que por ética o vergüenza, debió haber renunciado días después de la elección en la que perdió la mayoría en el Congreso y los municipios donde se concentra el grueso de la población, es decir, Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo.
Pero como no tiene vergüenza ni es congruente con valores, principios y doctrina del Partido, tiene la idea equivocada de que se mantendrá en la dirigencia del PAN, cuando todo indica que no será así y que antes de finalice el año, será destituido.
Y es que, si realmente CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS desea encabezar el proyecto “TODOS por Tamaulipas”, tendrá que irse despojando de todo lo que no le es útil. El primero de ellos, el “cacharro” CANTÚ GALVÁN, donde debe poner a una persona de su confianza y no sea el “soplón” del grupo en el poder.
Es decir, de personajes políticos y servidores públicos soberbios, altivos, vanidosos como arrogantes que han sido muy buenos, pero para dañar la imagen del Gobierno, incluso del Partido.
Es decir, “El truco” tendrá que irse despojando de la marca o el grupo político que ha reinado en los últimos cinco años, que a estas alturas ya se perdió, está por los suelos y amenaza con arrastrar y llevarse a su paso, a todo aquél que la quiera seguir sosteniendo.
VERÁSTEGUI pues, tendrá que irse despojando, de los que simple y sencillamente forman parte del grupo del gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA.
Los poco más de diez mil tamaulipecos que acudieron a la magna concentración, es una muestra de que confían en “el truco” VERÁSTEGUI OSTOS, que desean un cambio y no seguir más con lo mismo.
Aunque el poder de convocatoria superó las expectativas, los organizadores cuidaron hasta el último detalle en cuanto a medidas de prevención y protección contra el covid-19, al estar sanitizando en forma constante el interior del inmueble.
El evento pudo haber sido abierto, porque mucha gente acudió pero no pudo entrar, porque el Polyforum resultó insuficiente. Sin embargo, fue “un cáliz” y la carta de presentación para lo que puede venir más adelante.
La mala imagen del grupo político arrastró a muchos en la pasada elección, donde insistimos, se perdieron las principales alcaldías, entre éstas “la joya de la corona” Reynosa, Nuevo Laredo y la Capital del Estado, además de la mayoría en el Congreso local.
No deshacerse de la misma, implicaría ir a una derrota anticipada en las próximas elecciones en Tamaulipas.