Los tendederos

Tiempo de lectura 7 minutos aprox.

Maremágnum
Mario Vargas Suárez

El título de hoy debe entenderse como el dispositivo de una o varias cuerdas, alambres, etc., colocado a cierta altura del suelo, que sirve para tender la ropa mojada. Una frase aplicada en la cotidianidad puede ser “La ropa blanca, seca ya en los tendederos, se columpia como bandera desplegada.”
Una ama de casa común, sabe la utilidad, lo indispensable de los tendederos en casa, en el departamento, en el hogar. El material para su confección puede ser muy simple o muy sofisticado, incluso para lugares muy pequeños o grandes.
El tema viene a colación porque en los últimos tiempos Los Tendederos han tenido una aplicación diferente a lo habitual, a lo cotidiano, pues no ha faltado la creatividad en el tema de los derechos femeninos que lo útil en el secado de la ropa, ahora se utiliza como exhibidor de varones.
Días previos al 8 de marzo Día Internacional de la Mujer, en por lo menos tres años atrás y este pandémico 2021, el Día del Padre, el nombre y fotografía de algunos varones ha sido exhibida en Tendederos colocados en exteriores de juzgados familiares, donde seguramente se siguen juicios sobre divorcios y pensiones alimenticias.
El caso es que las ¿ofendidas? madres solteras o en vías de divorcio, muestran a los ojos morbosos de los curiosos, la foto del ¿padre? al que exigen una pensión alimenticia, la mitad de sus bienes, o lo que usted me diga, olvidándose o ignorando que esa es una acción de un juzgador y que la ley les ampara.
Sin embargo, pareciera que las mujeres convertidas en madres ¿ofendidas? lo que quieren es ‘hacerse justicia por su propia mano’ evidenciando con la imagen de a quien un día entregaron su cariño, su amor.
Como varón acepto que toda la vida ha habido hombres irresponsables que, con tal de satisfacer sus necesidades carnales, engañan y mienten a su pareja y hay un riesgo enorme de embarazo… También acepto que hay enfermos que violan a mujeres que finalmente quedan embarazadas.
Sin embargo, para todos los casos, existen leyes civiles y hasta penales que no solo mandatan una manutención del vástago, sino hay la sanción de cárcel si hay negación en el mandato judicial.
Luego entonces, ¿Por qué grupos de feministas hacen sus tendederos exhibiendo a quienes viven un proceso judicial o en su caso, fueron ya sentenciados? ¿Será que la ‘ofendida’ no está satisfecha con la sentencia y busca una sanción extrajudiacial?
Estudios científicos de diferentes niveles universitarios (licenciatura, maestría y doctorado) ha concluido que en los divorcios el problema de la pensión se deriva del daño que como pareja se desea para el otro. Una exige, el otro niega.
Un alto porcentaje de mujeres divorciadas utilizan a los hijos para negociar la pensión alimenticia hasta para ellas; por el contrario, los varones juegan con el monto de las pensiones a cambio de quitar o negociar las visitas con los hijos.
El doctor Juan J. Moreno L., de la UNAM, asegura que “…pese al dictamen de un Juez, el matrimonio que llegó al divorcio busca lastimar a su expareja con conductas ya sancionadas por la ley, como la alienación de uno de los progenitores a los hijos. Es decir, que la madre o el padre hablen a los infantes mal del otro”.
Los Tendederos previos al Día del Padre 2021, bien pudieran interpretarse como exhibidores de incompetencia judicial, porque las sentencias o juicios no satisfacen a las damas que brindan la información que se publica.
Lamentablemente y conste que los varones tenemos fama de ser la parte perversa de una relación, guardamos silencio ante las injusticias que ésas mujeres ‘ofendidas’ hacen en contra de quienes les han ‘hecho daño’…
¿La conducta asumida con Los Tendederos no hace daño? La respuesta femenina, seguro puede ser: ¿Quién le manda? ¿Por qué no cumple con su responsabilidad? Y la sentencia: ¡Eso y más merece por c@…n!
Los malos siempre somos los varones y me parece que no siempre es así. También hay mujeres muy c@….s, pero con la fragilidad que siempre exhiben, los hombres siempre somos los engendros del diablo.
La responsabilidad en todos los actos humanos es de quienes participan. Ninguno es más o menos copartícipe que el otro y por lo tanto los resultados debieran ser equitativos y la aplicabilidad de las leyes es lo justo. Si una de las partes fuera vulnerada, entonces inconfórmese ante los mismos tribunales.
Sé de mujeres que fueron embarazadas, engañadas por su pareja y hasta por su marido, que finalmente huyó de ‘mojado’ a Gringolandia y la ‘indefensa mujer’, buscó el auxilio de la justicia mexicana, que se encargó de buscar y encontrar al huidizo padre en una ciudad de Texas y lo obligó a pagar la pensión alimenticia.
¿Y si las cosas fueran a la inversa?