“Nunca hay que olvidarse de la madre”, visitante del panteón

Tiempo de lectura 1 min. aprox.

Rufino Aguilera/La Expresión


En Tampico. “Nunca hay que olvidarse de la madre, ni en vida, ni en muerte”, señala Alicia Juárez Frausto, quien visitó la tumba de la abuelita de su esposo, la cual está abandonada por los propios hijos de la difunta.
Señala que hace cinco años falleció la tía de su cónyuge, la sepultaron en el cementerio municipal de Tampico, sus hijos que viven en la colonia Morelos, que de milagro le levantaron una cripta ya que antes había sólo tierra negra.
Pero es tal el abandono que no tiene la tumba, nombre, floreros, ni epitafio, mucho menos una Cruz, ya que su hijo y sus hijas, no la visitan después de muerta, por lo que al aprovechar que visitaba a su mamá le dio una vuelta a los restos de la abuelita de su marido.
“Si vengo a visitarla a darle una vuelta, primero fui a ver a mi mamá, luego a la tía de mi esposo, pero vea esta tumba no tiene nada ni nombre, floreros, ni una cruz, nada, las flores vinieron solo a aventárselas ahí sus hijos, ni siquiera se acuerdan de ella, haga de cuenta que no los tuvo, mire cómo está la tumba, es triste”, exclamó la familiar política de Doña Eulalia.