Pasión y celos provocaron el triple homicidio en Haciendas II

Tiempo de lectura 4 minutos aprox.

Staff/La Expresión


En Altamira. Una noche de copas y celos fue el origen del horrendo triple homicidio de Rosa Angélica y sus dos hijos, en esa fiesta o convivio la finada sostuvo una pelea con Diana Alicia debido a cuestiones de celos por parte de esta última, quien al verse superada a los golpes sacó un cuchillo con el que la apuñaló en repetidas ocasiones hasta privarla de la vida.
Como ya le informamos personal de la Fiscalía General del Estado de Veracruz detuvo en Las Choapas a Wendy y Diana Alicia quienes admitieron ser lesbianas, y confesaron que el pasado 13 se marzo estuvieron tomando cerveza con la joven madre soltera, Rosa Angélica, de 25 años en su domicilio ubicado en calle Navarra, entre Lisboa y Almería del fraccionamiento Las Haciendas II de Altamira.
En su narración continuaron diciendo que al calor de las copas surgió una discusión por celos y comenzaron a pelear Diana y Rosa Angélica, pero al verse vencida la primera sacó de su chamarra un cuchillo con el que le asestó varias puñaladas, principalmente en el cuello, quedando la joven tendida en un charco de sangre.
De inmediato Diana y Wendy empezaron a limpiar la escena y arrastraron el cuerpo sin vida de Rosa hasta su cama, al escuchar ruidos Alexis de ocho años se despertó y salió de su cuarto, por lo que al verse descubiertas Wendy le asestó al menos dos puñaladas en cuello y espalda, mientras que la más pequeña trató de huir pero corrió la misma suerte que su hermanito a manos de la sádica mujer.
Entre las dos cargaron los cuerpos de los pequeños y los depositaron en la cama con su mamá, donde días después serían descubiertos en estado de descomposición, mientras que ellas huyeron rumbo a Coatzacoalcos y se bajaron del autobús en Cosoloacaque, lugar en el que a través del GPS buscaron una casa abandonada en la colonia Los Mangos, y mediante redes sociales ubicaron al cerrajero William Gabriel, a quien le pagaron con un teléfono celular que le robaron a la difunta por su trabajo de cerrajería para abrirles la vivienda.
Las lesbianas mencionaron que hace una semana viajaron a Las Choapas de donde Wendy es originaria y se quedaron a vivir en casa de una tía en la colonia Tancochapa, hasta que fueron detenidas el pasado fin de semana por las autoridades que les fincaron una carpeta de investigación por ultrajes a la autoridad.
De esta manera al confesar la pareja su crimen se comprueba la inocencia que tanto clamó el cerrajero William Gabriel, quien espera con ansias salir del Cedes e incluso autoridades de Tamaulipas ya se movilizaron a Veracruz para verificar la detención y continuar las investigaciones.