“Los cables tronaron, como explosiones frente a mi casa”

Tiempo de lectura 7 minutos aprox.

Alejandro Paz/La Expresión

Ciudad Victoria. – El incendio que derivó en un apagón en varios estados del país abarcó una parte de las 200 hectáreas de cañaverales del ejido 15 de Febrero y San Patricio del municipio de Padilla, aunque fue en este último en que las llamas generaron la explosión de las líneas de transmisión que interconectan la subestación Güemez con Lajas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
Este martes, la CFE presentó en conferencia de prensa un comunicado oficial de Protección Civil de Tamaulipas reportando que el incendio ocurrió en el ejido “El Gallo” del municipio de Padilla.
Detalló que fue a las 15 horas del 28 de diciembre en que mediante una llamada al número de emergencias 911 se les había notificado que estaba fuera de control un incendio en pastizales a orilla de la carretera federal 85 Victoria-Monterrey.
En dicho oficio se explicó que el personal abanderó el área para realizar trabajos de sofocación y evitar se propagará más allá de las 30 hectáreas de pastizal que ya había consumido.
Sin embargo, al culminar la conferencia el documento fue desmentido por el gobierno de Tamaulipas por considerar que era falsa la firma del director de Coordinación con municipios, Emanuel González Márquez, aunado a la falta de folio y logotipos.
La aclaración que hicieron por conducto del coordinador estatal de Protección Civil, Pedro Granados Ramírez precisó que el número de emergencias 911 no recibió algún llamado de trabajadores de la CFE.
También la ubicación del incendio fue desmentida por habitantes del mencionado ejido, al afirmar que las imágenes presentadas por CFE no corresponden a dicha zona, que destaca por la presencia de huertas dedicadas al cultivo de naranja.
Tanto, Adriana Mata Zúñiga y Sheila Santos Martínez comentaron que el ejido “El Gallo” tiene colindancias hacia el ejido “Francisco I. Madero” y “Brasiles”, con diferencia de una calle entre uno u otro.
Al momento de la entrevista el familiar de una de ellas, comentó que el incendio había ocurrido el lunes en el ejido San Patricio, ubicado a unos cuatro kilómetros al sur.
Aun cuando los lugareños pueden comunicarse mediante la carretera federal 85 Victoria-Monterrey, optan por utilizar la terracería e incluso cruzar las márgenes del río Purificación.
Camionetas y autos con familias completas, otros en bicicleta fueron llevando al ejido en donde habría ocurrido el incendio que causó un apagón en varios estados del país.
Fue al salir de una brecha, en que Emiliano Rodríguez detuvo su automóvil para platicar que el incendio inició sobre la carretera estatal que comunica al ejido “Conrado Castillo” con el ejido “Plan de Ayala”.
El hombre de 47 años de edad mencionó que es una costumbre de los pobladores quemar los carrizos de la zona cada invierno con la finalidad de hacer limpieza en alrededor de 200 hectáreas.
El habitante del ejido “Cerrito Nuevo” dijo que, aunque las “quemas” son en varios ejidos, solamente en la zona de “San Patricio” y “15 de Febrero” existen las líneas de transmisión de la CFE.
“Hay una empresa que se encarga de limpiar las torres, nunca había pasado ¿Por qué hasta ahorita?”, se cuestionó así mismo, al recordar lo que una noche anterior había escuchado en las noticias sobre el apagón a causa del incendio.
Señaló que en la parte en que nos encontrábamos tenía 15 días de haberse incendiado, pero que ahí había llegado de forma gradual.
“Empieza conforme el aire se lo va llevando, va despacio, a veces dura unos 20 a 25 días quemándose, no hace mucha llama, para que haya afectado las torres no creo, las llamaradas son de entre 4 o 5 metros de altura”, expresó.
La versión de Emiliano contrasta con la de Filiberto Huerta, habitante del ejido “San Patricio”
“Beto” dedicado al “flete” de naranja y la venta de autopartes usadas, recuerda que fue después del mediodía del lunes que el incendió del “carrizal” alcanzó el área que colinda con el patio de su hogar.
“Ya ni cerca pongo, porque cada rato hay incendio y me la tumba”, explica en forma de reclamo. Aunque se ha vuelto una costumbre para ellos, el pasado lunes fue diferente para él y su hijo Francisco.
Ellos observaron que las llamaradas comenzaron a afectar a los cables de alta tensión, fue Francisco quien decidió grabar, captando el momento en que explota una de las líneas de transmisión.
Los metadatos del video refieren que fue a las 13 horas con 43 minutos en que se grabó, tiene una duración de un minuto 25 segundos, pero solo son dos segundos en que se registra la explosión que dejó a varios estados del país sin energía eléctrica.
Padre e hijo mencionan que el incendio tuvo una duración de una hora, tiempo en que con ayuda de palos y botes de agua evitaron que se incendiaran unos vehículos que tienen para vender sus piezas.
“Los cables tronaron, como explosiones, tres veces aquí en frente, en mi casa”, narra el hombre.
Este miércoles, nuevamente, la CFE realizó una inspección aérea y terrestre en la zona siniestrada.
Al lugar también acudió personal de la Coordinación de Protección Civil de Tamaulipas y agentes de la Secretaría de Seguridad Pública.
La rutina entre los lugareños continúa como siempre, porque saben que cada año estos incendios se hacen presentes, aunque esta vez más de 10 millones de usuarios se quedaron sin energía eléctrica.